Compartir

Suculentas de colores: cómo cultivarlas

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 29 agosto 2019
Suculentas de colores: cómo cultivarlas

Cada vez es más habitual el uso de cactus y suculentas en la decoración de nuestros hogares. Hasta los aficionados a la jardinería menos experimentados encuentran que estas plantas tan resistentes precisan de muy pocos cuidados y que pueden embellecer, con poco esfuerzo, cualquier hogar con sus formas llamativas y peculiares. En este aspecto, merecen mención especial las suculentas de colores, que con sus tonos vivos atraen la atención y dan un toque único a cualquier rincón.

Sin embargo, hacer cambiar de color a las suculentas no es tan fácil y requiere de algo más de experiencia y, sobre todo, de atención y cuidados. Si quieres aprender cómo cambiar las suculentas de color y cultivarlas, sigue leyéndonos en este artículo de EcologíaVerde.

Cómo se hacen las suculentas de colores

Al proceso de cambiar el color de una suculenta se le llama habitualmente "estresar a la planta". Lo primero que debemos aclarar es que, si bien es cierto que cuando el proceso se lleva a cabo de forma adecuada y cuidadosa no supone ningún perjuicio grave para la planta, si las condiciones se descontrolan se puede llegar a dañarla o, incluso, a matarla. Por esto, es muy importante recalcar que no debes intentar cambiar de color tus suculentas si no vas a tener tiempo para vigilarlas adecuadamente.

Dicho esto, para hacer cambiar de color a las suculentas lo que se hace habitualmente es replicar las condiciones de sus hábitats naturales, que son casi siempre más extremas. De esta forma, para que una suculenta se vuelva de tonos rojos deberemos estimular su producción de antocianinas, que la ayudan a protegerse contra el exceso de exposición solar. Por tanto, bastará con exponerla al sol intenso durante más horas al día. Sin embargo, debes tener cuidado y no pasarte, además de procurar que la planta tenga los aportes de agua y nutrientes necesarios.

De una forma parecida, si la temperatura desciende más allá de lo habitual, algunas suculentas adoptarán tonos morados o azules. Esto puede ser muy difícil de lograr en zonas tropicales o de temperaturas cálidas, pero debes evitar enfriar la planta en exceso de formas artificiales o drásticas.

Por esto, es habitual ver suculentas verdes en los meses templados, que se ponen rojas en verano o de tonos fríos en invierno. La sequía y los suelos pobres también son una causa de cambio de color en ellas, pero desaconsejamos esta práctica por ser peligrosa para las plantas.

Por último, la fertilización evitará que tus suculentas cambien de color, así que algunos prefieren no fertilizar mientras dura el proceso del estresado. De todas formas, no dudes en fertilizarlas si te parece que su salud peligra, ya que esto debería ser siempre tu principal prioridad, más allá del color que tomen.

Suculentas de colores: cómo cultivarlas - Cómo se hacen las suculentas de colores

Cómo cultivar suculentas de colores - cuidados

Esta es una guía práctica de cuidados para cultivar suculentas de colores:

El estrés en las suculentas de colores

Como acabamos de decir, estresar las suculentas puede llegar a ser una práctica de riesgo para tus plantas. Para asegurarte de que no perjudicas su salud, nunca las mantengas estresadas durante todo el año, solo hay que estresarlas unos pocos meses. Además, debes prestar mucha atención a diario al estado de las plantas. Si ves que las hojas se arrugan, parecen quemadas o sus puntas o bordes se ennegrecen y se secan, es que estás dañando a tus plantas por un exceso de estrés. En ese caso, vuelve a mantenerlas en condiciones lo más favorables que puedas.

Riego y sustrato

Por lo demás, las suculentas de colores comparten la necesidad de cualquier otra suculenta. Precisan de suelos con muy buen drenaje, a ser posible de sustrato mezclado y especial para este tipo de plantas, así como de fertilizantes específicos, que habitualmente se aplican en cantidades menores.

Exceso de humedad en suculentas

Su principal enemigo sigue siendo el exceso de agua o humedad, que puede provocar la putrefacción de sus hojas o raíces, así que no las riegues nunca en exceso y hazlo solo cuando su sustrato o tierra esté visiblemente seco. Si alguna vez detectas exceso de humedad en tu planta, puedes ponerla al sol varias horas e, incluso, cambiarle parte de la tierra y mejorar el drenaje en este proceso.

Además, si te gustan mucho este tipo de plantas y quieres cultivarlas y tener diversas o incluso dedicarte a montar un negocio para suministrarlas a tiendas de jardinería y sitios parecidos, no dudes en consultar esta otra guía sobre Cómo reproducir suculentas y cultivarlas.

Tipos de suculentas de colores

No todas las plantas suculentas pueden cambiar de color. En la mayoría de casos, si las estresas sin haberte informado antes, lo más probable es que solo consigas debilitar a la planta sin que su coloración cambie.

Estas son algunas suculentas que cambian de color bajo condiciones de estrés:

Recuerda que lo primero siempre es la salud de la planta, así que presta mucha atención a todas las señales que da e interrumpe el proceso de estresado al primer síntoma de daño o debilitamiento.

Aquí puedes descubrir más Tipos de plantas suculentas.

Suculentas de colores: cómo cultivarlas - Tipos de suculentas de colores

Si deseas leer más artículos parecidos a Suculentas de colores: cómo cultivarlas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Suculentas de colores: cómo cultivarlas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Suculentas de colores: cómo cultivarlas
1 de 3
Suculentas de colores: cómo cultivarlas

Volver arriba