Compartir

Cómo crecen las plantas

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. Actualizado: 21 julio 2020
Cómo crecen las plantas

En este artículo de EcologíaVerde vamos a dar respuesta a una sencilla pregunta relacionada con las plantas que es muy habitual: ¿cómo crecen exactamente? Aunque la respuesta pueda parecer realmente sencilla, existen varios factores y procesos ligados a este tema que merece la pena conocer y comprender.

Por ello, en este artículo, queremos enseñarte esas pequeñas particularidades sobre el nacimiento y crecimiento de una planta, o lo que comúnmente se conoce como germinación. Así, si quieres profundizar en el tema de cómo nacen y cómo crecen las plantas, continúa leyendo este interesante post.

Cómo nacen las plantas

La germinación es un proceso natural el cual implica que desde una semilla se da la expansión de una forma de vida que empieza siendo diminuta, a la que llamaremos plántula, y crece hasta conseguir el tamaño necesario para su supervivencia.

La semilla es el elemento sexual reproductivo creado tras la fase de fecundación, para poder perpetuar la especie. Además, las semillas también realizan una función fundamental como es la de expandirse mediante la multiplicación y dispersión por más terrenos cercanos a los de la planta principal. Por lo tanto, el nacimiento de una planta comienza cuando la semilla se ubica en un medio apropiado para su crecimiento. Del mismo modo, es importante saber que una vez se inicia el proceso de germinación, o el nacimiento, este no es reversible ni se puede paralizar sin que la planta muera.

En la parte interior de la semilla está el endospermo, el cual proporciona la energía necesaria para que empiece su evolución. El proceso empieza absorbiendo agua y liberando la hormona llamada ácido giberélico. La sustancia resultante es absorbida por las células que así pueden formar enzimas que cambiarán al endospermo, convirtiéndolo en azúcar o glucosa. Esta glucosa es la base de energía para el embrión de la planta. En cuanto aparecen las primeras hojas, comienza el proceso de la fotosíntesis.

A continuación, explicamos mejor las fases de la germinación de una planta, pero antes te recomendamos echar un vistazo a este otro post acerca de las Partes de la semilla y sus funciones para entenderlo todo mejor. Asimismo, también es recomendable que leas estos otros artículos sobre Qué es una semilla y qué tipos hay y las Partes de una planta y sus funciones.

Cómo crecen las plantas - Cómo nacen las plantas

El crecimiento de una planta

Cuando el entorno donde se encuentra la semilla cuenta con las condiciones idóneas se produce el inicio de la vida de la nueva planta. El proceso comienza con la ruptura del envoltorio de la semilla y la aparición de la raíz. De manera sencilla podemos dividir este hecho en varias etapas que son clave para comprender el proceso de crecimiento de las plantas. Así es cómo crecen las plantas:

Polinización

En la mayoría de los casos, la fecundación de las plantas se da por un proceso denominado polinización. Este comienza desde la caída del polen de los estambres de la propia flor hasta llegar al estigma del pistilo; ya sea de otra o de la misma flor. Los agentes polinizadores son muy variados, desde el propio viento o los insectos hasta las propias personas.

Conoce más sobre este proceso con este otro post acerca de Qué es la polinización y sus tipos.

Fecundación

Proceso mediante el cual se realiza la unión de las células masculina y femenina de las plantas. Este se inicia con la llegada del grano de polen hasta el ovario, que pasa gracias a la polinización. Este suele ser el método más usual dentro de la reproducción de las plantas.

Te animamos a conocer más sobre este tema entrando en este enlace sobre la Reproducción de las plantas.

Germinación y desarrollo

Al inicio de esta primera fase del crecimiento de la semilla aún se encuentra en estado de vida latente, tras el despertar o finalización de este proceso denominado germinación se produce el nacimiento de la plántula. Aquí, cada especie concreta necesitará de unas condiciones específicas de temperatura, humedad y luz para el crecimiento óptimo, tanto de la raíz como para la producción de lo que podemos llamar el primer brote. Así, el proceso de germinación de las plantas empieza con el desarrollo del embrión, que se alimenta de las sustancias almacenadas en su interior hasta que comienza a dilatarse para, finalmente, romper el revestimiento que le proporciona la semilla. Por lo tanto, podemos hablar de tres etapas claves:

  1. Hidratación: esta etapa es fundamental para el nacimiento de la planta ya que, gracias a la humedad que recolecta la semilla facilita la ruptura de la capa protectora para que aparezca el primer brote.
  2. Germinación: durante esta etapa es donde se dan los cambios metabólicos que necesita la plántula para su correcto desarrollo. Aquí la hidratación recibida disminuye hasta, en muchos casos, reducirse completamente.
  3. Crecimiento: aquí aparece la radícula, o primera raíz, mediante la cual la plántula comenzará a absorber agua y el resto de sustancias necesarias para conseguir el tamaño deseado para su supervivencia.

Para conocer todavía mejor este proceso, puedes leer este otro artículo en el que explicamos Cómo germinar una semilla.

Qué necesitan las plantas para crecer

Las plantas necesitan, principalmente, la luz como una de sus principales fuentes de energía para su desarrollo. Del mismo modo, necesitan dióxido de carbono, sales minerales y agua. Gracias a estas fuentes de energía se inician los distintos procesos anabólicos que producen sustancias de reserva. Además, necesitan de otros nutrientes tomados del suelo como base para su crecimiento. De esta forma podemos dividir los nutrientes utilizados por las plantas en dos grupos principales:

Macronutrientes

Son los nutrientes necesarios para realizar una morfogénesis y una organogénesis correcta. Es decir, los nutrientes que se necesitan para realizar la mayoría de las funciones celulares. Dentro de este grupo se encuentra:

  • Fósforo.
  • Potasio.
  • Azufre.
  • Calcio.
  • Nitrógeno.
  • Magnesio.

Micronutrientes

También conocidos elementos menores son los utilizados para completar el resto de reacciones enzimáticas, claves para cumplir el resto de funciones metabólicas de las plantas. En este grupo se encuentran:

  • Boro.
  • Cobre.
  • Manganeso.
  • Hierro.
  • Zinc.

Así, gracias a todos estos nutrientes y a factores ambientales como la luz y la humedad, las plantas se siguen desarrollando y creciendo, continuando con su ciclo vital. Si quieres profundizar en este tema te aconsejamos leer estos otros artículos sobre el Proceso de la nutrición de las plantas y Qué necesitan las plantas para vivir. Además, aquí te explicamos Cómo hacer crecer a las plantas más rápido.

Cómo crecen las plantas - Qué necesitan las plantas para crecer

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo crecen las plantas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Curiosidades de la naturaleza.

Escribir comentario sobre Cómo crecen las plantas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo crecen las plantas
1 de 3
Cómo crecen las plantas

Volver arriba