menu
Compartir

Cómo hacer un deshumidificador casero

 
Por Irene Juste, Editora de EcologíaVerde. Actualizado: 14 abril 2021
Cómo hacer un deshumidificador casero

¿Tienes problemas con la humedad en casa? Si es así, seguramente tendrás otros problemas relacionados, como más calor, la pintura de las paredes agrietada y levantada e, incluso, la presencia de hongos en la pared, la silicona de las ventanas y otras zonas. La humedad excesiva en casa puede convertirse en un problema grave, pero por suerte puede ser fácil de solventar si se actúa a tiempo, de lo contario habrá que eliminar el moho a fondo y resanar la pared. Así, resulta todavía más fácil prevenir que la humedad se acumule en exceso dentro de casa.

Si buscas la forma de reducir la humedad del ambiente en tu hogar fácilmente, toma nota sobre cómo hacer un deshumidificador casero, pues en EcologíaVerde te contamos cómo hacer 5 absorbentes de humedad caseros.

Deshumidificador casero con cloruro de calcio

Si te preguntas qué hacer para quitar la humedad de los cuartos de tu hogar, hazte con cloruro de calcio para atrapar la humedad del entorno. El cloruro cálcico o CaCl2 es un tipo de sal usada en alimentación y también a nivel industrial, sobre todo para descongelar carreteras, que tiene la propiedad de absorber el agua del ambiente y transformarla a su estado líquido.

Para preparar este deshumidificador casero te recomendamos usar el cloruro de calcio industrial, no el que se usa en alimentación. Sigue estos pasos para hacer un deshumidificador con cloruro de calcio:

  1. Coge un recipiente o varios, según cuantos quieras hacer, que sean de plástico o de vidrio (tipo bol o fiambrera).
  2. Reparte el cloruro cálcico entre estos recipientes, más o menos hasta la mitad.
  3. Coloca un trozo de papel absorbente o de cocina o bien, un trozo de tela tipo tul o gasa encima del recipiente.
  4. Coloca una goma alrededor del recipiente de forma que el papel o la tela de tipo gasa quede bien fijada.
  5. Coloca tus nuevos deshumidificadores caseros en distintos rincones húmedos de tu hogar. Verás que conforme pasan los días se va llenando de agua del ambiente. Cuidado cuando vayas a cambiarlos porque el agua estará en estado líquido y podrías derramarla.
  6. Puedes vaciar los recipientes quedándote con el cloruro. Déjalo secar al aire libre, en una zona exterior con sol si dispones de ella, y vuelve a usarlo. Cuando veas que ya no funciona tan bien aunque haya humedad en el ambiente, ya tendrás que usar cloruro nuevo.

Deshumidificador casero con sal

Otra sencilla opción para atrapar la humedad de la casa es usar sal, un ingrediente que todos tenemos en la cocina, aunque es preferible usar sal gorda en vez de la sal de mesa habitual. Puedes preparar un deshumidificador casero con sal siguiendo estos pasos:

Material

  • 150 g de sal gorda. Esta es la cantidad necesaria para reducir la humedad en una habitación de tamaño medio (unos 25 m2). La proporción es de 25 g por 4 m2.
  • 1 botella de plástico.
  • 1 calcetín.

Pasos para hacer un deshumidificador con sal gorda

  1. Asegúrate de que la botella de plástico está bien limpia.
  2. Corta la botella en 3 partes.
  3. Coge la parte superior de la botella, la del agujero para beber, ponla boca abajo y colócala dentro de la parte de abajo o culo de la botella, quedando la boquilla en contacto con la parte interior de la base de la botella.
  4. Rellena el calcetín con la sal gruesa y anúdalo a la altura de la sal, para que esta parte quede fija.
  5. Si quieres, puedes cortar la parte que sobra del calcetín, pero asegúrate de dejar suficiente para que no se deshaga el nudo.
  6. Pon el calcetín relleno de sal en la base del deshumidificador casero que has hecho con la botella. De esta forma, la sal irá absorbiendo la humedad ambiental y si cae algo de agua, quedará recogida en la base de la botella.
  7. Colócalo en la zona que necesites para bajar el nivel de agua en el ambiente y ve revisando cada pocos días el estado de la sal. Cuando esté demasiado húmeda, retírala. Vacía la base de agua, si había, y quita la sal del calcetín, colocándola sobre papel absorbente o de periódico y dejándola secar al sol o al aire libre, preferiblemente en el exterior para que se seque bien. De este modo, aunque ahora seguidamente uses otra sal para seguir teniendo tu deshumidificador, podrás usar esta la próxima vez.
Cómo hacer un deshumidificador casero - Deshumidificador casero con sal

Deshumidificador casero con carbón

Seguimos explicándote varias formas de atrapar la humedad del ambiente y pasamos a contarte cómo hacer un deshumidificador casero con carbón:

Material

  • 1 cubo con tapa de plástico
  • 1 cuchillo
  • Carbón vegetal. Usa una cantidad que ocupe más de la mitad del cubo que has escogido pero no llegue a llenarlo.

Pasos para hacer un deshumidificador con carbón

  1. Con la ayuda del cuchillo o un instrumento punzante similar, haz varios agujeros en la tapa del bote. Ve con mucho cuidado para no cortarte o pincharte, si ves que se resala el cuchillo, procura fijar la tapa antes de hacer fuerza.
  2. Coloca el carbón en el cubo o bote y tápalo con su tapa con los agujeros ya hechos.
  3. Coloca tu nuevo cubo de carbón para atrapar la humead en el lugar en el que necesitas reducirla.
  4. Recuerda que cada pocos días tendrás que revisar si el carbón ya tiene demasiada humedad retenida y, entonces, tendrás que cambiarlo.

Otra forma sencilla de hacer un deshumidificador con carbón para usarlo en rincones pequeños de la casa es la siguiente:

Material

  • 1 bolsita de tela de algodón, de gasa u otro material similar, que sea traspirable.
  • Carbón vegetal. Para hacer una sola bolsa necesitarás poco, pero si quieres hacer más bolsas para repartirlas por la casa, procura tener suficiente carbón para rellenarlas todas.
  • Cinta o cuerda, en caso de que la propia bolsa no tenga para cerrarla bien.

Pasos para hacer una bolsita de carbón antihumedad

  1. Rellena la bolsita de tela con el carbón, sin llegar a llenarla del todo para que tengas espacio para cerrarla bien.
  2. Para cerrar la bolsa, puedes poner una cita o una cuerda fina a su alrededor para hacer un nudo o varios y, a la vez, usarla como asa para colgarla. Aunque puedes dejarla colocada apoyada en un rincón o colgarla, como prefieras.
  3. Otra posibilidad es que la cierres cosiendo la abertura y que le cosas también una pequeña cinta para usarla de colgador, como en la imagen de abajo.
Cómo hacer un deshumidificador casero - Deshumidificador casero con carbón

Deshumidificador casero con arroz

Si quieres hacer un deshumidificador casero con arroz, sal y bicarbonato, toma nota de este sencillo paso a paso.

Material

  • 1 taza de arroz
  • 1 taza de bicarbonato de sodio
  • 1 taza de sal, preferiblemente gorda
  • Recipiente o bol sin tapa
  • Cinta, cuerda fina o goma
  • Papel de plástico tipo film
  • Palillo

Preparación

  1. Pon el bicarbonato, la sal y el arroz en el recipiente y remueve para que se mezclen lo mejor posible y queden bien repartidos.
  2. Tapa el recipiente con el papel film.
  3. Coloca la goma de cocina, una cinta o una cuerda fina tipo cordel alrededor del recipiente para sujetar bien el film.
  4. Con la ayuda del palillo haz varios agujeros en el plástico film y ya tendrás el recipiente para atrapar la humedad listo.
  5. Colócalo donde te sea necesario para regular el agua en el ambiente.
  6. Tal y como sucede con los demás absorbentes de agua ambiental, tendrás que ir cambiando el contenido del recipiente cuando ya esté demasiado húmedo y poner la mezcla nueva.

Deshumidificador casero con tizas

El uso de tizas es una gran solución si buscas un deshumidificador casero para el armario para así evitar que se acumule en la ropa, o bien para el coche, puesto que si vives en un lugar muy húmedo notarás el exceso de agua en el ambiente incluso dentro de tu vehículo, algo que produce más calor y puede hacer incómoda la conducción. Por tanto, este método para absorber el agua excesiva del ambiente te puede servir para o para rincones en los que puedas colgar las tizas, pomos de puertas, dentro de armarios, en el espejo del coche, etc. Así, si quieres hacer un deshumidificador casero para el coche, el armario, el baño o para cualquier rincón de tu hogar, busca unas cuantas tizas de las usadas para escribir en pizarras, no importa si son blancas o de colores, y una bolsa de tela tipo tul o gasa o una cinta o cuerda. Una vez tengas estos sencillos materiales, te contamos cómo preparar un deshumidificador casero con tizas con este paso a paso:

  1. Coge unas cuantas tizas más o menos del mismo tamaño.
  2. Si vas a usar una bolsita de tela que transpire mucho, asegúrate de que tiene cordón o algo similar para cerrarla y colgarla. Además, corta las tizas si son demasiado largas para esta bolsa.
  3. Una vez guardes las tizas en la bolsa y te asegures de cerrarla bien, solo te quedará colgarla. Si con la cuerda que sobra del cierre no es suficiente, añade otra cuerdecita o cinta al lazo que has hecho para cerrarla bolsa y úsalo para atarla en el lugar en que quieras colgarla.
  4. En cambio, si no quieres usar una bolsa, sino que optas por usar cuerda o cinta directamente, sencillamente asegúrate de que sea suficientemente larga para abarcar el grosor de las tozas, hacer un nudo y un lazo u otro nudo para colgarlas donde necesites.

Procura ir revisando las tizas cada pocos días para ver si ya necesitas cambiarlas.

Cómo hacer un deshumidificador casero - Deshumidificador casero con tizas

Plantas que absorben la humedad

Aparte de hacer tu propio absorbente de humedad casero, te animamos a decorar tu hogar con plantas deshumidificadoras y muy decorativas, como estas.

  • Lirio de la paz
  • Menta
  • Tillandsias
  • Calathea
  • Planta araña, cinta o malamadre
  • Palmera bambú
  • Niaouli
  • Hiedra inglesa

Aquí puedes descubrir más sobre 20 plantas que absorben la humedad.

Te en cuenta que todos estos deshumidificadores fáciles de hacer en casa con elementos sencillos e ingredientes habituales en el hogar o muy fáciles de encontrar en tiendas, no son tan potentes como los deshumidificadores hechos en fábricas, que además los hay de distintos tamaños y potencias. Por tanto, los absorbentes de humedad caseros que aquí te hemos enseñado, pueden ser adecuados si tienes un rincón o una habitación pequeña con humedad o bien, si el nivel de humedad general en tu casa no es muy elevado pero aún así prefieres reducirlo. En cambio, si necesitas retirar mucha cantidad de agua del ambiente o de toda la casa, o de espacios grandes como un salón o un comedor enteros, tendrás que colocar muchos de estos hechos en casa o, incluso, te resultará más práctico comprar un deshumidificador uno eléctrico.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer un deshumidificador casero, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Remedios naturales.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo hacer un deshumidificador casero
1 de 4
Cómo hacer un deshumidificador casero

Volver arriba