Compartir

Cuidados de la zamioculca

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 20 julio 2020
Cuidados de la zamioculca

Cuando se trata de plantas de interior fáciles de cuidar, hay una tropical que no podemos pasar por alto: la zamioculca (Zamioculcas zamiifolia), que en algunos países es también llamada planta de la fortuna.

Se trata de una especie muy llamativa, de hojas y tallos muy llamativos y muy apreciada tanto por su capacidad de decoración de interiores como su extraordinaria resistencia. Si quieres aprender más acerca de cómo cuidar una zamioculca, sigue leyéndonos en este artículo de EcologíaVerde en el que te mostramos una guía práctica y completa sobre los cuidados de la zamioculca.

También te puede interesar: Cuidados de la guzmania

Características de la zamioculca

De nombre científico Zamioculcas zamiifolia, esta planta tropical originaria de África resulta muy adecuada para aficionados a la jardinería que sean principiantes o para aquellos que disponen de poco tiempo para cuidar sus plantas. Aquí empezamos hablando de sus características:

  • La planta zamioculca debe su particular aspecto a su capacidad de acumular agua en sus hojas y tallos carnosos, que actúan como reserva en caso de sequía, por lo que es una planta suculenta.
  • Es una planta perenne, que en su hábitat original alcanza alturas de hasta 1 metro, aunque en maceta e interior acostumbra a mantenerse algo por debajo de esta altura.
  • La flor de la zamioculca tiene muy poco valor ornamental, ya que se trata de menudas inflorescencias de tono amarillo muy poco llamativas, así que es una especie apreciada principalmente como planta verde.
  • Sus hojas son tóxicas, por lo que conviene evitar que niños o mascotas puedan ingerirla por error.

Si te gustan este tipo de plantas con un color verde llamativo, aquí puedes descubrir 51 plantas verdes de interior.

Cuidados de la zamioculca - Características de la zamioculca

Ubicación y luz para la zamioculca

Esta planta agradece encontrarse en zonas iluminadas, aunque no lo necesita tanto como otras plantas de interior. Si cuentas con alguna habitación bien iluminada, donde puedas ubicar tu zamioculca apartada de la incidencia directa de los rayos del sol, le estarás dando un buen aporte de luz que evitará que sus tallos se ahílen o decaigan.

En lo que respecta a la temperatura, al tratarse de una planta de interior se sobreentiende que no estará expuesta a condiciones extremas. En cualquier caso, la zamioculca se desarrolla bien en temperaturas por encima de los 15 ºC, así que procura no ubicarla en habitaciones donde la temperatura vaya a descender por debajo de ese valor.

Si la ubicas en exterior ten todo esto en cuenta y colócala en una zona de temperatura adecuada y en semisombra, es decir, cerca de la luz del sol pero no de forma directa.

Riego para la zamioculca

Es muy importante no regar esta planta en exceso ya que, como la mayoría de plantas con capacidad de retención de agua, un riego demasiado abundante puede provocar con facilidad la pudrición de las raíces.

Así pues, evita todo lo posible encharcar la planta al regarla, y asegúrate de ubicarla en una maceta con agujeros de drenaje. Deja que la tierra se seque entre los riegos, sobre todo si tu planta no está en una zona muy iluminada. En los meses fríos será necesario reducir aún más la frecuencia de riego. Si tienes dudas, es mejor que riegues poco, que en exceso.

Te animamos a aprender más sobre el tema del riego con este otro post que tarta acerca de Cuándo regar las plantas.

Cuidados de la zamioculca - Riego para la zamioculca

Sustrato y abono para la zamioculca

Puesto que se trata de una planta que no tolera el exceso de humedad, es muy importante que su sustrato ofrezca un drenaje que funcione lo mejor posible. Prepara un lecho de arcilla expandida, grava gruesa o algún otro material parecido en la base del recipiente y luego usa un sustrato universal ligero y de buen drenaje. Aquí puedes aprender más sobre el sustrato adecuado para plantas que retienen bien el agua en sus tallos y hojas: Cómo hacer sustrato para cactus y suculentas.

En lo que respecta al abonado, la planta agradece un aporte mensual en los meses cálidos, que puede disolverse en el agua de riego. Es conveniente que sea un fertilizante de calidad, rico en microelementos y macroelementos. Te recomendamos aprender con esta otra guía Cómo hacer abono orgánico casero para plantas.

Cuándo se trasplanta la zamioculca

Esta planta tiene unas raíces muy fuertes y de gran desarrollo, que no tardarán en ocupar todo el espacio disponible en la maceta si está creciendo de forma adecuada. Por esto, aproximadamente cada 2 años será necesario trasplantarla a un nuevo recipiente de mayor tamaño.

Es posible que las fuertes raíces de la planta lleguen a deformar las macetas o recipientes, obligándonos a romperlos con cuidado para poder extraerla y trasplantarla. Si ves que es el caso, trasplántala en la siguiente primavera.

Te aconsejamos echar un vistazo a este otro post sobre Cuándo y cómo trasplantar una planta.

Cuidados de la zamioculca - Cuándo se trasplanta la zamioculca

Mi zamioculca tiene las hojas amarillas, ¿por qué?

Hay varios motivos por los que las hojas de una zamioculca se ponen amarillas:

  • El primero y más habitual es que estés regándola en exceso. Si este es el caso y la tendencia se mantiene, las hojas pasarán a oscurecerse hasta ennegrecer, señal de que la planta se está pudriendo. Poda con una herramienta esterilizada todas las hojas afectadas y espacia los riegos.
  • También puede tratarse de que tu planta necesite un trasplante o un aporte de abono, ya que haya agotado los nutrientes de su tierra.
  • Podría deberse a un ataque de cochinilla algodonosa, una plaga que a veces afecta a esta planta. Busca la plaga en el envés de las hojas y aplica aceite de Neem o jabón potásico.
  • También puede suceder que le esté dando demasiado sol directo y se le esté quemando las hojas. En tal caso, verás que empiezan a amarillear pero en poco tiempo pasan a ser más marrones, a estar secas y a caerse.

Mi zamioculca tiene los tallos caídos, ¿qué hago?

Si las hojas parecen perder fuerza y los tallos caen lánguidamente, muy probablemente se deba a que estás regando la zamioculca en exceso.

Si te preguntas qué hacer si tu zamioculca tiene los tallos caídos, te recomendamos que, como en el caso anterior, para recuperar la planta si se da este tipo de problema, espacia los riegos y comprueba que el sustrato ha tenido tiempo de secarse antes de volver a regar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de la zamioculca, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Cuidados de la zamioculca

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados de la zamioculca
1 de 4
Cuidados de la zamioculca

Volver arriba