Compartir

El ciclo de vida de las plantas

 
Por Beatriz González. 13 febrero 2019
El ciclo de vida de las plantas

Conocer el ciclo de la vida de las plantas, o también llamado ciclo vital o ciclo biológico de las plantas, es muy útil para las prácticas agrícolas y de jardinería, ya que permite aprovechar al máximo las etapas de los distintos tipos de plantas, contribuyendo a favorecer su crecimiento y desarrollo e incluso su reproducción. También es algo básico sobre biología de las plantas que conviene aprender y que, de hecho, se estudia en las escuelas.

En EcologíaVerde queremos ayudarte a comprender este proceso y, por eso, en este artículo te explicamos cuál es el ciclo de vida de las plantas de forma sencilla y con ejemplos y esquemas. Además, hablaremos tanto del ciclo de la vida de las plantas con flores como sin ellas.

También te puede interesar: Plantas en peligro de extinción y sus causas

Reproducción de las plantas

El ciclo de vida de las plantas consiste en las distintas fases y etapas por las que pasa la planta a lo largo de su vida. Este ciclo varía en función de la especie de la que se trate y su modo de reproducción. Así pues, existen distintos tipos de plantas que se reproducen de forma distinta; concretamente, por reproducción sexual o reproducción asexual:

  • Reproducción sexual: la mayoría de las plantas se reproducen sexualmente. Se caracteriza por la existencia de sexos diferenciados, de modo que, al entrar en contacto el espermatozoide con el óvulo de la planta se formará una semilla que dará lugar a una nueva planta.
  • Reproducción asexual: este modo de reproducción es mucho más sencillo que el anterior, ya que la planta es capaz de reproducirse por sí sola, siendo capaz de dividirse y dar lugar a una nueva.
El ciclo de vida de las plantas - Reproducción de las plantas

El ciclo de vida de las plantas con reproducción sexual - cómo crecen

1. Semilla

Puede ser considerada la primera o última fase del ciclo de vida de las plantas que se reproducen de forma sexual. Podemos encontrar distintos tipos de semillas, y estas, pueden presentar distintas formas y estructuras. Las semillas de las plantas angiospermas, por ejemplo, están contenidas dentro de un recubrimiento carnoso, el cual conocemos como fruto, como ocurre en el caso de las manzanas. Por otro lado, las plantas gimnospermas muestran semillas desnudas sin ningún tipo de protección.

2. Germinación

Para que una semilla germine debe contar con las condiciones adecuadas como son, disponer de un buen sustrato, de una temperatura adecuada, agua y luz. De este modo, cuando la semilla cuenta con unas condiciones apropiadas comienza a germinar. El tallo comienza a desarrollarse hacia el cielo en busca de luz mientras que la raíz comienza a desarrollarse hacia la tierra para conseguir nutrientes y agua.

3. Crecimiento

En el crecimiento de la planta, la fotosíntesis ocupa un papel fundamental. Consiste en un proceso en el que las plantas son capaces de transformar la luz del sol, el dióxido de carbono del aire, el agua y los nutrientes en energía. Gracias a esta energía la planta puede crecer. Durante este crecimiento, las raíces continúan creciendo, los tallos desarrollándose y surgen las primeras hojas y flores.

4. Reproducción o polinización

En las flores se encuentran los órganos sexuales de las plantas, una parte masculina llamada estambre y una parte femenina conocida como pistilo. Cuando el polen contenido en los estambres entra en contacto con el ovulo que se encuentra en el pistilo se considera que la planta ha sido fecundada y se formará una nueva semilla.

Existen distintos mecanismos que favorecen este contacto, como por ejemplo el movimiento de los insectos o aves que se posan en las flores. El polen suele quedar pegado a sus patitas y cuando estos se posan en la siguiente flor entra en contacto con el pistilo. Esta es una de las razones por el que las flores tienen pétalos de colores y aromas agradables, a fin de llamar la atención de los animales y atraerlos. En este otro artículo de EcologíaVerde te hablamos sobre Cuáles son los insectos polinizadores y su importancia.

5. Dispersión de las semillas

Una vez se ha formado la semilla será necesario que estas se dispersen en busca de territorios donde poder germinar. Esta dispersión se puede llevar a cabo gracias al viento, al agua y a los animales, que pueden transportan las semillas o bien pegadas a su piel o incluso en las heces, cuando se alimentan de los frutos y luego desechan los restos.

El proceso reproductivo de las plantas se repite a lo largo de todas su vida, hasta que mueren, ya sea por problemas y circunstancias del entorno o por envejecimiento, acabando así el ciclo de vida de las plantas.

El ciclo de vida de las plantas - El ciclo de vida de las plantas con reproducción sexual - cómo crecen

El ciclo de vida de las plantas con reproducción asexual

En el caso de las plantas que se reproducen de forma asexual el ciclo es diferente, siendo este proceso mucho más simple.

En el ciclo de vida de las plantas asexuales, la nueva planta nace a partir de otra, siendo en un principio una pequeña parte o fragmento de esa planta y llegando a constituir un organismo completamente independiente. Por tanto en este caso no existe la necesidad de que entren en contacto los órganos sexuales ni de que exista un intercambio genético.

Esta reproducción puede tener lugar a través de injertos, fragmentos del tallo de la planta que se introduce en otro tallo de la misma o de distinta especie, esquejes, tallos que se disponen en tierra húmeda donde originan nuevas raíces o acodos, que consiste en enterrar la parte de una planta y esperar a que esta crezca.

Si deseas leer más artículos parecidos a El ciclo de vida de las plantas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Biodiversidad.

Escribir comentario sobre El ciclo de vida de las plantas

¿Qué te ha parecido el artículo?

El ciclo de vida de las plantas
1 de 3
El ciclo de vida de las plantas

Volver arriba