menu
Compartir

Madroño: cuidados y poda

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. Actualizado: 26 enero 2023
Madroño: cuidados y poda

El madroño es un árbol muy apreciado ornamentalmente tanto por sus llamativos frutos y flores como por sus bonitas hojas, que además tiene un gran simbolismo en España, donde aparece en el escudo heráldico de la ciudad capital.

El árbol madroño es una especie silvestre, que resulta muy rústica y resistente como es común en estas plantas, pero si quieres cultivar tu propio madroño siempre es conveniente conocer lo mejor posible todas sus necesidades. Si quieres aprender cuáles son los cuidados del madroño y su poda, y todo lo que necesita para crecer fuerte y sano, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde.

También te puede interesar: Tipos de poda

Características del madroño

El madroño (Arbutus unedo L.) es un arbusto perenne de porte pequeño, que suele encontrarse en alturas de entre 2 y 3 metros, aunque se sabe que puede llegar a crecer hasta los 10 metros en condiciones ideales y con el tiempo suficiente. Cuando es adulto su aspecto es mucho más de árbol, con una copa redondeada y bien amplia, aunque en sus etapas más jóvenes su porte es arbustivo.

Su tronco es característico por su corteza de tonos rojizos, que se descama cuando el árbol envejece, y sus brillantes hojas coriáceas, de bordes aserrados, resultan también muy distinguibles.

Cómo es el fruto del madroño

Lo más icónico del madroño es, sin embargo, su fruto, de forma esférica y unos 2 cm de diámetro, que empieza siendo amarilla, pero se vuelve de un llamativo color rojo cuando madura. Este es carnoso y comestible, aunque hay opiniones enfrentadas respecto a su sabor: hay quien lo encuentra insípido o soso, mientras que otros afirman que se trata de un sabor agradablemente delicado.

En cualquier caso, es común elaborar con él todo tipo de conservas y mermeladas, siempre con frutos maduros, que se cosechan habitualmente entre finales de otoño y el principio del invierno. Si puedes dar a tu madroño una buena cubierta vegetal que amortigüe la caída, lo mejor es esperar a que el fruto caiga por sí mismo para recogerlo bien maduro, pero si no, puede recogerse cuando su color sea de vivo rojo. El fruto, una vez recogido maduro, debe consumirse antes de 24 horas.

Te recomendamos leer el Madroño: propiedades, beneficios y contraindicaciones.

Madroño: cuidados y poda - Cómo es el fruto del madroño

Ubicación del madroño

Como hemos mencionado, esta es una especie muy resistente y de gran rusticidad, que tolera todo tipo de condiciones. Sin embargo, como planta mediterránea que es, está más hecha a exposiciones soleadas, que son las que mejor le sientan.

Así, lo ideal es buscarle una ubicación en el jardín a pleno sol, aunque también puede desarrollarse, no tan bien eso sí, en semisombra. Es posible incluso plantar un madroño en maceta mientras esta sea de tamaño suficiente, pudiendo ubicarlo así en cualquier zona de la terraza o el balcón y que reciba unas horas de sol al día.

Riego del madroño

Esta planta está muy adaptada a las sequías ocasionales de su clima de origen, por lo que no es exigente con los riegos. De hecho, es preferible pecar de falta de riego que de exceso, y bastará con mantener cierto nivel de humedad en las profundidades del suelo, donde estén las raíces, con algún que otro riego cuando la superficie de la tierra esté muy seca.

Te puede interesar saber Cuándo regar las plantas.

Suelo para el madroño

En este aspecto, el madroño no es nada exigente con los nutrientes ni la composición del suelo. La única regla importante en este sentido, aunque lo es mucho, es que el suelo debe ofrecer un drenaje lo mejor posible, que evite los encharcamientos por lluvia o riego, que resultan muy peligrosos para la planta.

Madroño: cuidados y poda - Suelo para el madroño

Abono para el madroño

Puesto que el arbusto no pide muchos nutrientes, no es necesario abonarlo cada año, sobre todo si está plantado en el suelo. Se le puede aportar fertilizante orgánico como humus de lombriz o compost cuando llegan los meses cálidos para potenciar su producción, siendo suficiente un pequeño aporte de unos dos dedos en torno a la base del arbusto.

En este artículo te enseñamos Cómo hacer humus de lombriz.

Poda del madroño

La poda del madroño no es necesaria a menos que se busque de él una producción de frutos o una forma concreta, pero el arbusto es muy flexible en este sentido y las tolera sin problemas, siendo posible incluso formar setos o separaciones con él. La poda debe realizarse en primavera u otoño, antes de que las temperaturas se vuelvan muy altas o bajas.

Plagas y enfermedades del madroño

El madroño es una especie muy resistente a las plagas, siendo como mucho atacado ocasionalmente por el pulgón o la mosca blanca, pero siendo en ambos casos controlables fácilmente con remedios orgánicos y ecológicos. Te dejamos algunos Remedios caseros para eliminar el pulgón en las plantas.

En cuanto a las enfermedades del madroño, sí conviene tener más cuidado, pues el árbol es sensible al ataque de hongos cuando sufre de exceso de humedad, como ocurre con tantas plantas hechas a la poca agua. Es muy importante controlar la aparición de manchas negras o estar atento al debilitamiento del árbol ante lluvias o riegos excesivos, lo que podría implicar que sus raíces están siendo afectadas de pudrición.

Ahora que ya conoces los cuidados del madroño, también te puede interesar este otro artículo de EcologíaVerde sobre los Cuidados del acebo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Madroño: cuidados y poda, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Madroño: cuidados y poda
1 de 3
Madroño: cuidados y poda

Volver arriba