menu
Compartir

Planta jara: cuidados y características

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 28 enero 2022
Planta jara: cuidados y características

Las Cistus son un género de plantas arbustivas muy apreciadas por los aficionados a la jardinería, y es que además de ser muy decorativas, pueden cultivarse tanto en interior como en exterior en zonas con climas templados.

Si quieres aprender más acerca de los cuidados de la planta jara y sus características, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde en el que descubrirás una guía completa sobre esta planta de bellas flores.

También te puede interesar: Planta azalea: cuidados y características

Características de la planta jara

De todo el género Cistus, la más común en su cultivo es la llamada jara pringosa o estepa ladanífera, de nombre científico Cistus ladanifer. Estas son algunas de sus características:

  • Como el resto de plantas de su género, se trata de una planta arbustiva que rara vez supera los 2 metros de altura, siendo habitual que se mantenga en tamaños bastante inferiores a estos, especialmente en interior.
  • La Cistus ladanifer tiene su origen en la zona mediterránea y es una planta tan importante en esta región y de tan grande expansión, que la mayoría de miel de flores que se produce en la zona incorpora polen de jara.
  • Tiene unas hojas lanceoladas de un bonito tono verde grisáceo que, además, se encuentran cubiertas de una película de aceite aromático, el ládano.
  • Las flores de la Jara, uno de los principales atractivos de la planta, son de hasta de 10 cm de diámetro, con 5 pétalos, blancas y muy llamativas y, aunque duran poco tiempo, la planta produce una gran cantidad de ellas. Esto hace que, a pesar de la duración de solo unas horas de sus flores, la planta luzca llena de ellas durante casi la totalidad de los meses de primavera y verano. En otras especies de jaras las flores son rosadas o lilas.
  • El aroma de la planta jara es su otro gran atractivo, ya que en los meses cálidos dará un ambiente único a los espacios en que se encuentre.
Planta jara: cuidados y características - Características de la planta jara

Ubicación para la planta jara

La jara no es una planta delicada, sino que es rústica y por ello tampoco resulta exigente con su ubicación. En exterior, podemos ubicarla prácticamente en cualquier sitio, aunque se desarrollará mejor en zonas bien iluminadas, incluso con sol directo siempre y cuando no sea muy intenso. Es habitual usar los arbustos de jara para formar grupos arbustivos en el jardín, así como para delimitar borduras o zonas del suelo.

En interior, es aconsejable ubicarla en habitaciones muy iluminadas, a poder ser cerca de fuentes de luz como ventanas.

Clima para la planta jara

Siendo originaria de la cuenca mediterránea, la planta está adaptada a climas templados. Puede soportar sequías y soles bastante intensos, pero no tolera muy bien el frío intenso ni las heladas. Si en tu zona la temperatura cae habitualmente por debajo de los 0 ºC en invierno, no podrás cultivar la jara en el jardín, o necesitarás protegerla de alguna forma durante los meses fríos si lo haces.

Planta jara: cuidados y características - Clima para la planta jara

Riego para la planta jara

La jara es una planta que tolera muy bien la sequía debido a su entorno natural, pero para ello debe encontrarse en buenas condiciones. Por lo general, bastará con regarla entre 1 y 2 veces por semana.

Lo más importante en cuanto al riego es no excederse con él y encharcar, ya que eso provocaría con toda probabilidad la pudrición de sus raíces. Si tu planta está en maceta y tiene plato, retira siempre el agua sobrante 10 minutos después del riego.

Por otro lado, también es muy importante no regar con agua demasiado calcárea. Para mantener un pH ácido de la misma, de entre 4 y 6, siempre puedes exprimir medio limón sobre un litro de agua antes de regar tu jara con ella, previniendo así que el suelo se vuelva demasiado alcalino y aparezcan problemas de clorosis férrica. Si ves síntomas de hojas amarillas en tu jara, concretamente si en las hojas solo el nervio se mantiene verde, es que necesitas usar agua más ácida para su riego.

Aquí puedes conocer algunos consejos para saber Cuándo regar las plantas.

Suelo y abono para la planta jara

La jara es una planta acidófila, necesita suelos con un pH de entre 4 y 6 para desarrollarse adecuadamente. Esto hace que no sea aconsejable plantarla en zonas con mucha cal, pero lo más importante es que se trate de un suelo con un drenaje lo mejor posible.

No es exigente en cuanto a los nutrientes, pero si utilizas un sustrato hecho con humus de lombriz, turba y fibra de coco a partes iguales, conseguirás una mezcla ideal para la mayoría de plantas, la jara entre ellas. Puedes añadir también algo de vermiculita y perlita a la mezcla, asegurando así unas mejores propiedades de absorción y retención de agua.

Respecto al abonado de la planta jara, bastará con añadir algo de materia orgánica a la planta en los meses cálidos, en forma de humus de lombriz o compost.

Planta jara: cuidados y características - Suelo y abono para la planta jara

Poda y trasplante para la jara

A finales del invierno, antes de que la planta jara despierte de su reposo vegetativo, bastará con practicarle una poda de mantenimiento retirándole las ramas muertas o en mal estado. En primavera, tras la primera floración, puedes despuntarla para estimular una mayor producción.

La jara no resiste bien los trasplantes, por lo que es mejor procurar evitarlos a menos que sean totalmente necesarios. Descarta el hacerlo cada año o someterás a tu planta a mucho estrés. En caso de que necesites hacerlo, puedes consultar nuestra guía sobre Cómo trasplantar una planta.

Si deseas leer más artículos parecidos a Planta jara: cuidados y características, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Planta jara: cuidados y características
1 de 4
Planta jara: cuidados y características

Volver arriba