menu
Compartir

Turberas: qué son y para qué sirven

 
Por Sandra Ropero Portillo, Ambientóloga. 6 noviembre 2023
Turberas: qué son y para qué sirven

Aproximadamente se pueden encontrar turberas en 180 países, en diferentes zonas climáticas. Una turbera es un tipo de humedal en el que se acumula turba de manera natural en su estado húmedo y sirven para la acumulación de carbono. De hecho estos ecosistemas son los que más carbono almacenan por unidad de área en el mundo, de ahí la importancia de los mismos.

Si quieres saber qué son las turberas y para qué sirven, además de cómo se forman, no dejes de leer este interesante artículo de EcologíaVerde en el que te lo explicamos con todo detalle.

También te puede interesar: Humedales: qué son, tipos y características

Qué son las turberas

Las turberas son un tipo de humedal ácido. Son ecosistemas húmedos caracterizados por la acumulación de material orgánico parcialmente descompuesto, conocido como turba, en un ambiente saturado de agua.

La turba está compuesta principalmente por restos de plantas, como musgos, juncos, arbustos y árboles, que se descomponen lentamente debido a la falta de oxígeno en el suelo saturado de agua. Las turberas se encuentran comúnmente en áreas con un alto contenido de agua, como pantanos, ciénagas y marismas.

Turberas: qué son y para qué sirven - Qué son las turberas

Características de las turberas

  • Acumulación de turba: la característica más distintiva de las turberas es la acumulación de turba, que es material orgánico parcialmente descompuesto. La turba se acumula en capas en el suelo a medida que las plantas muertas y otros materiales orgánicos se acumulan en un ambiente saturado de agua.
  • Suelo saturado de agua: las turberas suelen tener un nivel freático alto, lo que significa que el suelo está saturado de agua la mayor parte del tiempo. Esto crea condiciones anaeróbicas (sin oxígeno) que ralentizan la descomposición de los materiales orgánicos, permitiendo que la turba se acumule.
  • Vegetación característica: las turberas suelen estar dominadas por plantas adaptadas a ambientes húmedos y ácidos. Esto incluye musgos, juncos, musgos de turba, brezales, y en algunas ocasiones, árboles como el pino de turbera (Pinus mugo) y el sauce.
  • Acidez: las turberas suelen tener un pH ácido debido a la liberación de ácidos orgánicos durante la descomposición lenta de la materia orgánica. Esta acidez es una característica distintiva de las turberas.
  • Almacenamiento de carbono: las turberas actúan como sumideros de carbono, ya que almacenan grandes cantidades de carbono en forma de turba. La acumulación de carbono en las turberas contribuye a la mitigación del cambio climático, ya que evita que el carbono se libere a la atmósfera.
  • Hábitat de vida silvestre: las turberas son hábitats importantes para una variedad de especies vegetales y animales adaptados a las condiciones únicas de estos ecosistemas húmedos y ácidos. Pueden albergar aves, insectos, anfibios y otras formas de vida.
  • Regulación del agua: las turberas también desempeñan un papel en la regulación del agua, ayudando a controlar el flujo de agua, reducir las inundaciones y mejorar la calidad del agua.
  • Sensibilidad a la degradación: las turberas son ecosistemas frágiles y pueden ser vulnerables a la degradación debido a actividades humanas, como el drenaje para la agricultura o el desarrollo, la extracción de turba, la contaminación y la tala de árboles.

Cómo se forman las turberas

Las turberas se forman durante largos períodos de tiempo, a través de un proceso de acumulación de material orgánico en un ambiente saturado de agua. A continuación, se describen las etapas clave en la formación de una turbera:

  1. Inicio: el proceso comienza en áreas con una alta precipitación o nivel freático, como zonas pantanosas, ciénagas o marismas. La vegetación dominante en estas áreas suele consistir en musgos, juncos y otros tipos de plantas adaptadas a ambientes húmedos.
  2. Acumulación de material orgánico: a lo largo del tiempo, las plantas y otros materiales orgánicos comienzan a acumularse en el suelo. Las partes muertas de las plantas, como hojas, tallos y raíces, caen al suelo y se acumulan en capas.
  3. Descomposición lenta: la descomposición de estos materiales orgánicos es muy lenta debido a la saturación del suelo con agua y la falta de oxígeno en las capas inferiores del suelo. Esta condición anaeróbica ralentiza la descomposición microbiana de los materiales orgánicos.
  4. Formación de turba: con el tiempo, la acumulación de material orgánico da lugar a la formación de una capa de turba. La turba es un material esponjoso y rico en carbono que consiste en materiales orgánicos parcialmente descompuestos.
  5. Crecimiento continuo: las turberas continúan creciendo lentamente a medida que las plantas mueren y se descomponen, añadiendo más capas de turba con el tiempo. Este proceso puede llevar siglos o incluso milenios.
  6. Evolución de la vegetación: a medida que se acumula la turba, la composición de la vegetación puede cambiar, y en algunos casos, árboles como el pino de turbera (Pinus mugo) pueden establecerse en la turbera.
  7. Características ácidas: las turberas tienden a tener un pH ácido debido a la liberación de ácidos orgánicos durante la descomposición lenta de la materia orgánica.
  8. Hábitat de vida silvestre: a lo largo del tiempo, las turberas se convierten en hábitats importantes para diversas formas de vida silvestre adaptadas a estas condiciones únicas, incluyendo aves, insectos, anfibios y plantas específicas de turberas.
Turberas: qué son y para qué sirven - Cómo se forman las turberas

Para qué sirven las turberas

Las turberas son ecosistemas únicos y desempeñan un papel importante en el ciclo del carbono. La acumulación de turba en las turberas actúa como un sumidero de carbono, ya que el carbono de las plantas muertas se almacena en el suelo en lugar de ser liberado a la atmósfera. Debido a su capacidad de retener carbono, las turberas desempeñan un papel importante en la mitigación del cambio climático.

Además, las turberas son hábitats importantes para la biodiversidad, ya que albergan una variedad de especies vegetales y animales adaptadas a las condiciones únicas de estos ambientes húmedos y ácidos. También proporcionan servicios ecosistémicos, como la regulación del agua y la mejora de la calidad del agua al actuar como filtros naturales.

Ahora que ya sabes qué son las turberas, no te pierdas este artículo sobre la Flora y fauna de los humedales.

Si deseas leer más artículos parecidos a Turberas: qué son y para qué sirven, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Ecosistemas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Turberas: qué son y para qué sirven
1 de 3
Turberas: qué son y para qué sirven

Volver arriba