Compartir

Adaptación biológica: qué es, tipos y ejemplos

 
Por Anna Arias, Bióloga y Doctora en Ciencias del Mar y Oceanografía. 16 julio 2020
Adaptación biológica: qué es, tipos y ejemplos

Dentro de la teoría evolutiva, la adaptación evolutiva se define como un mecanismo biológico a través del cual los organismos se ajustan a cambios en su entorno mediante modificaciones morfológicas, fisiológicas, conductuales y moleculares, que les hacen más aptos para su existencia. De hecho, la palabra así lo indica, ya que el término “adaptación” proviene del latín adaptō que significa “me ajusto a”. No todas las adaptaciones son completamente positivas y, para que esta se transmita de generación en generación y persista en la población, ha de aumentar el éxito reproductivo. Además, existen numerosas características de las especies que no han sido desarrolladas para transmitir mejor el material genético y que, por lo tanto, no son adaptaciones, sino que son puras casualidades.

Para saber más, te recomendamos que continúes leyendo este artículo que te presentamos desde EcologíaVerde donde te explicamos todo sobre la adaptación biológica: qué es, tipos y ejemplos.

Qué es la adaptación biológica

La adaptación biológica es la fuerza impulsora de la evolución, e incluye los cambios a nivel fenotípico y molecular que experimentan los organismos con el tiempo con relación a las demandas selectivas de su entorno que les permite sobrevivir mejor en un entorno cambiante. Aunque se conoce que antes del siglo XIX ya se hablaba de adaptación, especialmente por la Teoría de Lamarck, no fue hasta el desarrollo de la teoría de la selección natural por los naturalistas Charles Darwin y Alfred Russell Wallace donde se potenció este concepto. De igual manera, su concepto se ha ampliado, ya que, en la era Darwiniana, la adaptación biológica se refería exclusivamente a cambios a nivel fenotípico mientras que, desde principios del siglo XX y con el avance de la biología molecular, se ha introducido el nivel molecular, es decir, los cambios dados por regulación génica.

Según Wallace, la evolución de los organismos estaba relacionada con la adaptación de los organismos a condiciones ambientales cambiantes. Al desarrollar la teoría de la evolución natural, Wallace y Darwin hicieron un paso más allá a la hora de explicar como los organismos se adaptan y evolucionan. La idea que se dio a conocer con la teoría de la selección natural es que los rasgos que se pueden transmitir permiten que los organismos que presentan estos rasgos se adapten mejor al entorno que otros organismos de la misma especie que carecen de dicho rasgo; consecuentemente, esto conlleva una mejor supervivencia y reproducción comparado con otros individuos de la especie que no han adquirido ese rasgo, lo que da lugar a la evolución.

Para ampliar esta información, te recomendamos estos otros artículos sobre El origen y la evolución de los animales y El origen y la evolución e las plantas.

Adaptación biológica: qué es, tipos y ejemplos - Qué es la adaptación biológica

Tipos de adaptación biológica

Los rasgos adquiridos se pueden dar a través de tres tipos de adaptaciones biológicas:

  • Adaptación morfológica (o estructural): se da cuando hay involucrado un cambio en el aspecto físico de un organismo. Varios ejemplos son el desarrollar ventosas o garras trepadoras, alar para volar, aletas para nadas o piernas con potencial para saltar.
  • Adaptación fisiológica (o funcional): este tipo se parece al anterior, ya que implican un cambio físico en la especie, pero, en este caso, se centra en los procesos y funcionamientos internos de los organismos; además, estas adaptaciones pueden ser incentivadas por un cambio en el entorno o bien por el comportamiento de otra especie. Por ejemplo, desarrollar resistencia a enfermedades o a toxinas, desarrollar mayor inteligencia y mejoras de los sentidos.
  • Adaptación etológica (o comportamentales): este tipo ocurre cuando un organismo cambia su forma de actuar naturalmente. Algunos ejemplos son cambios de vocalizaciones, de rituales de cortejo, de anidamiento o apareamiento, así como cambios en la estrategia depredadora, en métodos de comunicación o en los hábitos de alimentación.

Ejemplos de adaptación biológica

En nuestro entorno, existen numerosos ejemplos de adaptación biológica:

  • Uno de ellos, lo encontramos en el mimetismo de los insectos con las hojas, pues este mecanismo les permite camuflarse y evitar ser depredados. Como ejemplo, podemos mencionar a la mantis orquídea, la cual puedes apreciar en la foto de abajo.
  • Los murciélagos, también presentan una adaptación biológica muy importante: la ecolocación que les sirve para atrapar a sus presas.
  • En el desierto existe una planta, llamada el chaparral, que produce toxinas que provoca que no crezcan otras plantas a su alrededor, reduciendo de esta manera la competencia por los nutrientes y agua.
  • Dentro del medio marino, el dragón de mar foliado (Phycodurus eques) presenta unas adaptaciones que le permiten reducir su detectabilidad ante sus depredadores, ya que se mezclan con el entorno.
  • En humanos, los organismos de las personas que viven a grandes alturas con niveles de oxígeno considerablemente más bajos que al nivel del mar, como es el caso del Tíbet, han desarrollado cambios en la química de su cuerpo y mutaciones genéticas que les permitían usar oxígeno más eficientemente sin necesidad de una hemoglobina (i.e., proteína responsable de transportar oxígeno en la sangre) extra.
  • Otro ejemplo de adaptación de los animales a su entorno muy conocido es el de la evolución del cuello de las jirafas, las cuales fueron ganando altura pero sobre todo fue su cuello la parte de su cuerpo que más se alargó para, así, poder alimentarse de las hojas más altas de los árboles altos, una zona de alimento a la que no acceden muchos otros animales y, por ende, así consiguieron tener menos competencia por el alimento.
Adaptación biológica: qué es, tipos y ejemplos - Ejemplos de adaptación biológica

Qué importancia tiene la adaptación biológica para un individuo

Las adaptaciones son vitales para la supervivencia y evolución de las especies, y su existencia se basa en contrarrestar el entorno constantemente cambiante. La adaptación de los seres vivos al medio es vital para garantizar la supervivencia de las especies, ya que favorecerá esas especies que han modelado sus características como respuesta a las fuerzas selectivas de su entorno beneficiándoles con una mejor explotación del entorno.

Así, de forma general, la importancia de la adaptación biológica para un individuo es la de poder sobrevivir mejor que otros de la misma especie a su entorno, reproduciéndose más y pasando esta adaptación a las siguientes generaciones, produciendo una evolución.

Si deseas leer más artículos parecidos a Adaptación biológica: qué es, tipos y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Biodiversidad.

Bibliografía
  • Bock, W. J. (1980). The definition and recognition of biological adaptation. American Zoologist, 20(1), 217-227.
  • Luo, L., & Zhang, W. (2014). A review on biological adaptation: with applications in engineering science. Selforganizology, 1(1), 23-30.
  • National Geographic. (1996-2020). Adaptation. Recuperado de: https://www.nationalgeographic.org/encyclopedia/adaptation/

Escribir comentario sobre Adaptación biológica: qué es, tipos y ejemplos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Adaptación biológica: qué es, tipos y ejemplos
1 de 3
Adaptación biológica: qué es, tipos y ejemplos

Volver arriba