Compartir

Por qué se contamina el aire

 
Por Nura Abbas, Ambientóloga. Actualizado: 21 agosto 2018
Por qué se contamina el aire

La población mundial de hoy en día utiliza automóviles, motocicletas, aviones y otros transportes contaminantes, cada vez con más frecuencia. Aun que sea una manera rápida de viajar y trasladarse de un lado a otro, debemos concienciarnos de que nuestros actos pueden agravar aun más la situación actual que hay con la contaminación atmosférica. Además, existen otras prácticas realizadas por el ser humano que afectan el bienestar de nuestro medio ambiente y del aire que respiramos, como por ejemplo la industrialización.

Se tiene que hacer un uso responsable de los recursos limitados que se tienen, y también de su grado de contaminación, porque si no en unos pocos años no podremos inhalar el aire que nos rodea. Y es que el aire que respiramos es esencial para la vida en el planeta Tierra y está compuesto en unas proporciones específicas de nitrógeno, oxígeno e hidrógeno, entre otros. Las alteraciones que puede sufrir el aire de nuestra atmósfera tienen graves consecuencias hacia los seres vivos, y nosotros somos los principales emisores de sustancias perjudiciales como ciertos gases.

En este artículo de EcologiaVerde se explica por qué se contamina el aire, es decir, cuáles son las actividades que hacen que nuestra atmósfera se contamine.

También te puede interesar: Contaminación del aire y problemas de salud

Qué es la contaminación del aire o contaminación atmosférica

La contaminación del aire se puede definir como la alteración de la composición de los gases suspendidos en la atmósfera. Estos gases contaminantes son, por ejemplo, el monóxido de carbono (CO), óxidos de azufre (SOx) y óxidos de nitrógeno (NOx) entre otros. Todos ellos afectan a nuestra salud, por ejemplo con problemas respiratorios, pero también contribuyen al agravio del cambio climático y del agujero de la capa de ozono, afectando así medio ambiente y sus ecosistemas. Así, normalmente, estos nuevos componentes son perjudiciales para la salud de los seres vivos y provienen, en su gran mayoría, de actividades realizadas por los humanos, como por ejemplo el uso de automóviles o la industrialización.

La contaminación de nuestra atmósfera va ligada directamente a los avances tecnológicos y de desarrollo industrial que los humanos han ido haciendo sobre todo en el último siglo. Es por eso que, en los últimos 150 años, se han emitido a la atmósfera una mayor cantidad de emisiones que las correspondientes al resto de nuestra civilización.

Evidentemente, no todas las regiones producen las mismas emisiones, por lo que tampoco se concentrarán los gases del mismo modo. Por un lado, puede haber zonas localizadas con una concentración mayor de contaminantes, que formen una inmensa nube contaminante y donde se tengan grandes dificultades para respirar y, por otro lado, habrá zonas en las que por falta de estructuras industriales o por estar lejos de ciudades y núcleos urbanos, tengan unos niveles de contaminación inferiores a la media del país. Estas diferencias entre regiones pueden ser alicientes económicos para los países más pobres, es decir, que algunos de los países más contaminantes y más ricos (China, EEUU, Rusia, Japón, etc.) pueden pagar por excederse en sus emisiones a cambio de que otros países cubran su cupo anual. A este proceso se le llama comúnmente Mercado de Carbono.

Por qué se contamina el aire - Qué es la contaminación del aire o contaminación atmosférica

¿Por qué se contamina el aire? - las principales causas

Las emisiones contaminantes a nuestra atmósfera pueden estar producidas por causas antrópicas, es decir, por causas que son acciones del ser humano, o bien por causas naturales. En este último caso, las emisiones de gases nocivos que se producen, aun siendo importantes, no son la causa principal por la que la calidad del aire de nuestra atmósfera está disminuyendo por momentos.

A continuación se muestran las principales causas de la contaminación del aire o atmosférica:

Industrias

La mayoría actividades industriales emiten sustancias nocivas para nuestra salud y la del medio ambiente. Las emisiones de humo que emanan las industrias, como por ejemplo dióxido de carbono (CO2), óxidos de nitrógeno, ozono (O3) o metano (CH4), provocan que la calidad del aire que respiramos disminuya considerablemente. En función de la actividad industrial que se realice (química, textil, etc.), se emitirán concentraciones diferentes de estos gases perjudiciales. En algunos casos, en función de la naturaleza y composición de cada contaminante, estos pueden mezclarse y reaccionar entre sí, provocando sustancias aun más peligrosas.

Un ejemplo drástico de contaminación industrial es el que sucedió en Inglaterra en diciembre de 1952, llamado Smog, cuándo toda la ciudad de Londres y sus alrededores, quedaron expuestos a una gran nube de humo negra que cubría el cielo. Durante esos días, la cantidad de enfermedades respiratorias aumentaron drásticamente, matando a más de 10.000 personas en pocos días. Este fenómeno, además de ser perjudicial para los humanos, afectó gravemente el medio ambiente y su fauna y flora, produciendo sus muertes o cambios fisiológicos en ellos.

Automóviles y transportes que usan combustibles fósiles

El uso de carburantes como la gasolina o el diésel para desplazarnos con nuestros medios de transporte habituales, es cada vez mayor. Estas emisiones, producen sustancias contaminantes como monóxido y dióxido de carbono (CO y CO2), óxidos de nitrógeno y en menor cantidad, dióxido de azufre (SO2).

Este proceso, resulta ser un problema grave, sobre todo en ciudades muy pobladas, ya que a causa del gran numero de automóviles que circulan cada día y de las retenciones que se forman, se crea una inmensa nube de contaminación que puede durar varios días. Este proceso se agrava si los coches y motocicletas que se utilizan tienen más de diez años, por lo que últimamente se han empezado a poner medidas de prevención para regular la cantidad de automóviles que entran en estas grandes ciudades.

Para poder empezar a remediar este problema, en estos últimos diez años se han empezado a lanzar al mercado coches eléctricos o híbridos. Esto se ha hecho principalmente por dos motivos; para contaminar menos y para dejar de depender de carburantes que son un recurso limitado y que se acabará agotando en los próximos 30 años.

Existen otros tipos de contaminación que, al igual que las mencionadas anteriormente, están producidas por el ser humano. Son, por ejemplo, la quema de basura, la evaporación de ciertos herbicidas y plaguicidas, las extracciones mineras o los clorofluorocarbonos (CFC).

Causas naturales de la contaminación del aire

Pero también existe una parte de la contaminación del aire producida de manera natural, es decir, por el mismo medio ambiente. Un buen ejemplo son las erupciones volcánicas o los incendios forestales. Los gases que se emiten en estos procesos, es cierto que contaminan el aire, pero ni de buen trozo alcanzan el daño y contaminación que realizamos nosotros los humanos con la mala gestión de los recursos que tenemos.

Además, acciones como por ejemplo la deforestación bosques, no ayudan a que nuestra atmósfera, de manera natural se pueda ir recuperando poco a poco. Las plantas y árboles que nos rodean tienen un papel fundamental en la renovación del aire que respiramos, ya que captan dióxido de carbono (CO2) y lo convierten en el oxígeno (O2) que respiramos.

Se podría decir pues, que el aire de nuestra atmósfera se contamina principalmente por nuestra culpa, y además no permitimos que se renueve de forma natural.

Consecuencias de la contaminación del aire

La contaminación del aire conlleva a que el medio ambiente y su fauna y flora sufran consecuencias graves. A continuación, se explican las principales consecuencias de la contaminación atmosférica.

Cambio climático y efecto invernadero

A causa de los contaminantes que emitimos a nuestra atmósfera, se está creando una capa de gases en nuestra atmósfera que impide que los rayos del Sol que entran, puedan salir de la misma manera. Es decir, que estos rayos de calor quedan retenidos en el planeta Tierra y provocan que este se caliente cada vez más por momentos, lo que conocemos como efecto invernadero. Esto tiene graves consecuencias para la flora y fauna de nuestro medio ambiente, ya que implica que deben adaptarse como puedan a esta subida de temperaturas o morir. Un buen ejemplo es el desplazamiento de muchas especies, tanto vegetales como animales, a altitudes más altas para poder vivir.

Este aumento de las temperaturas, a largo plazo implicará que nuestras estaciones y temperaturas sean cada vez más irregulares, y cada vez será más difícil para los seres vivos adaptarse a este cambio climático.

Enfermedades

Cada día se encuentran más casos de problemas respiratorios, cardiovasculares e incluso dermatológicos directamente relacionados con la contaminación del aire. Esto implica un riesgo en la salud de los humanos que puede ser incluso letal en algunos casos.

Problemas en plantas y cultivos

La presencia de más contaminantes en el aire, produce que las especies vegetales, tengan más dificultades para hacer la fotosíntesis y que también estén expuestos a un mayor abanico de enfermedades y problemas a la hora de crecer. Esto implica que las producciones y la calidad de los cultivos sean reducidas, cosa que conllevará que los productos vegetales cada vez sean más difíciles de obtener y suba su precio.

Fenómenos ambientales

Además de los problemas del calentamiento global, existen factores ambientales que también se han visto afectados por el incremento de gases contaminantes en nuestra atmósfera. Un buen ejemplo es la lluvia ácida, producida por una elevada concentración gases como los ácidos de azufre, y que conlleva a la degradación destrucción inmediata del ambiente sobre el que cae, además de ser extremadamente dañina para los seres vivos. Otro ejemplo, ya mencionado anteriormente, es el del Smog, una gran nube de gases contaminantes que queda retenida durante cierto tiempo sobretodo sobre ciudades donde hay grandes picos de contaminación.

En conclusión, estos últimos dos siglos hemos contaminado nuestra atmósfera a unos niveles que el planeta Tierra no aguantará por mucho más tiempo. Así pues, o empezamos a corregir nuestros actos y adoptar nuevas medidas más sostenibles, o la cantidad de problemas que contrae la contaminación de nuestro aire nos repercutirá gravemente e irreversiblemente.

Por qué se contamina el aire - Consecuencias de la contaminación del aire

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué se contamina el aire, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Contaminación.

Escribir comentario sobre Por qué se contamina el aire

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué se contamina el aire
1 de 3
Por qué se contamina el aire

Volver arriba