menu
Compartir

Cómo cuidar las plantas de interior

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. Actualizado: 11 febrero 2022
Cómo cuidar las plantas de interior

Las plantas de interior son un excelente aliado para dar vida y una atmósfera más natural a nuestros hogares. Su presencia nos ayuda no solo a dar un toque estético agradable, sino a mantener un ambiente más saludable, tanto si se trata de plantas de interior con flor como si se trata de otras que no tienen flores, como los helechos.

Mantener las plantas de interior sanas es más fácil de lo que muchos piensan y solo hay que seguir unas cuantas indicaciones básicas para que ellas nos sigan acompañando en su mejor forma. Si quieres aprender a conseguir plantas de interior duraderas, sigue leyéndonos en este artículo de EcologíaVerde en el que te contamos cómo cuidar las plantas de interior ofreciéndote varios consejos y trucos a modo de guía práctica.

También te puede interesar: Cómo cuidar plantas de interior en invierno

Selección de la planta de interior más adecuada

Cada especie de planta de interior tiene sus necesidades y cuidados específicos, pero todas las plantas comparten unas necesidades básicas: riego, luz, temperatura y sustrato. Las tres primeras son siempre muy específicas de cada especie de planta, mientras que el sustrato puede ser más un aspecto algo más general, pero con algunas excepciones. Atendiendo a un riego de la frecuencia adecuada, al aporte necesario de luz, a un clima acorde al que la planta necesite y a un buen sustrato, tus plantas de interior lucirán siempre una salud envidiable. Te aconsejamos tener en cuenta lo que indicamos en este otro artículo sobre Qué necesitan las plantas para vivir.

No obstante, aparte de conocer los aspectos básicos y generales, conviene conocer a cada especie, al menos en los puntos en los que presenta diferencias en las necesidades respecto a la mayoría de plantas. Por ello, te aconsejamos que, en lugar de comprar plantas por su estética para decorar tu casa, te asesores con la ayuda de un profesional para escoger las plantas que mejor puedan vivir en tu casa.

Riego de las plantas de interior

Este es el punto más importante en el cuidado de la gran mayoría de plantas, no importa si se trata de plantas de interior o de exterior. La mayoría de plantas agradecen un riego frecuente y poco abundante que mantenga cierto nivel de humedad en el sustrato, siempre sin anegar ni encharcar la planta. Sin embargo, es necesario consultar las necesidades específicas de agua de la especie de planta que tienes antes de regarla.

A la hora de regar, lo ideal es utilizar agua de lluvia o de mineralización débil, aunque muchas plantas toleran sin problemas el agua del grifo. Si la usas, tienes que dejarla reposar una noche para que sus minerales se depositen en el fondo y así no caiga el exceso de estos en la tierra de la planta.

Además, riega siempre con una regadera de agujeros finos y procurando mojar el sustrato y no la planta en sí. Siguiendo estos consejos para regar las plantas de interior, te ahorrarás muchos problemas de hongos y de pudrición. Esto es especialmente importante a la hora de aprender cómo cuidar plantas de interior con flores, ya que siempre hay que evitar mojar esta parte de las plantas.

Cómo cuidar las plantas de interior - Riego de las plantas de interior

Riego de las plantas suculentas en interior

Algunas plantas, como las crasas o suculentas, u otras especies adaptadas a climas secos, son muy resistentes a la sequía, y podrán tolerar riegos espaciados. De hecho, estas tienden a ser vulnerables a los excesos de humedad, que pueden provocar el ataque de hongos o la pudrición de las raíces. Este tipo de plantas suelen necesitar de riego cuando la capa superior del sustrato, teniendo en cuenta unos centímetros de profundidad, está totalmente seca y no antes. Puedes comprobarlo hundiendo un dedo en él.

Aprende más sobre Cómo regar las plantas suculentas en este otro artículo.

Riego de las plantas tropicales de interior

Las plantas tropicales que puedes tener en interior igualmente necesitan de un nivel constante de humedad ambiental, precisamente por su origen tropical. Estas plantas pueden necesitar ser regadas incluso más de una vez al día, según el ambiente que haya en la casa en la que están, además de requerir que se pulverice agua sobre sus hojas para refrescarlas y darles humedad.

Descubre más detalles sobre la frecuencia de riego en esta otra guía práctica de jardinería sobre Cuándo regar las plantas.

Cómo cuidar las plantas de interior - Riego de las plantas tropicales de interior

Luz para las plantas de interior

Todas las plantas necesitan luz para realizar la fotosíntesis, aunque el grado de incidencia de esta que precisan es muy variable. Por lo general, una planta de interior no necesitará de demasiadas horas de incidencia solar directa.

Aun así, colocar las plantas de interior cerca de una ventana o balcón siempre es una opción recomendable para ellas. Por si acaso, infórmate de los requisitos de luz concretos de las especies de tus plantas para ver cuáles estarán bien en semisombra y cuáles necesitan más luz.

Ubicación para las plantas de interior

Algo parecido al aspecto de la luz ocurre con la ubicación y el clima. Aun cuando hablamos del interior del hogar, el clima local influye en la temperatura. Algunas plantas necesitan ciertas temperaturas para desarrollarse adecuadamente y, además, algunas no toleran las corrientes de aire, mientras que otras las necesitan. Lo que no suele convenir a ninguna es estar ubicada al lado de un radiador de calefacción o de un aire acondicionado, esto reseca mucho el ambiente y las deshidrata y seca.

Por todo esto, es vital que al adquirir una planta te informes bien sobre las necesidades de la especie y preguntes todas tus dudas al profesional que te atiende.

Cómo cuidar las plantas de interior - Ubicación para las plantas de interior

Sustrato para las plantas de interior

La mayoría de plantas necesita un sustrato ligero y enriquecido con materia orgánica, que además ofrezca un buen drenaje. Nosotros recomendamos una mezcla universal con una parte de turba, una parte de humus de lombriz y una parte de fibra de coco, a la que añadiremos vermiculita y perlita, sobre una base de grava o guijarros en el fondo de la maceta. Es una mezcla universal que funciona en la mayoría de plantas, aunque algunas, como las plantas crasas, pueden necesitar sustratos más específicos. Como los nutrientes del sustrato se irán agotando, tendrás que ir renovándolo en parte o todo cada ciertos meses.

Maceta para las plantas de interior

En el cuidado de plantas en macetas también es muy importante que la maceta cuente con agujeros de drenaje, que nos ayuden a evitar encharcamientos. Si pones un plato debajo, vacíalo siempre diez minutos después de haber regado. Además, la mayoría de plantas agradecerán un trasplante anual o bianual a una maceta más grande. Momento en el que puedes aprovechar para cambiar parte del sustrato por uno nuevo con más nutrientes.

Aquí te dejamos una guía práctica sobre Cuándo y cómo trasplantar una planta.

Cómo cuidar las plantas de interior - Maceta para las plantas de interior

Abono para las plantas de interior

Como indicábamos antes, las reservas de nutrientes del sustrato se va agotando, quizás más rápido de lo que puedas pensar, y por ello hay que ir añadiendo abono. Además, ten en cuenta que si has usado humus en la mezcla para el sustrato este es muy nutritivo, por lo que solo habrá que añadir abono, fertilizante o materia orgánica en los meses cálidos según las necesidades de cada planta. En general, hay que fijarse en la época de principal crecimiento de la planta y también en las épocas de floración, para poder añadir un abono adecuado en estos momentos en que la planta tiene más demanda de nutrientes.

El abono puede ser en formato líquido, en materia orgánica básica o en otros formatos, como las perlas o granulado de liberación lenta. Consulta en tu tienda de jardinería de confianza qué tipo de abono es el más adecuado para las plantas que tienes.

Cuidados importantes de las plantas de interior en invierno

En invierno muchas plantas necesitan entrar en reposo vegetativo para poder descansar y volver a la actividad de crecimiento y floración en los meses cálidos. Normalmente, hay que evitar ponerlas cerca de calefacciones, radiadores o aires acondicionados y reducir bastante el riego y el aporte de fertilizante. De esta forma, permitirás que tus plantas de interior entren en el estado de reposo vegetativo que necesitan. No obstante, asegúrate de que la especie de la planta que tienes lo necesita antes de empezar a reducir estos aspectos de sus cuidados.

Aprende más acerca de Cómo cuidar plantas de interior en invierno con esta otra guía práctica.

Cuidados importantes de las plantas de interior en verano

En verano, al contrario que en los meses fríos, las necesidades de las plantas de interior de agua y nutrientes se multiplican. Asegúrate de que sus hojas no amarillean por sequedad o un exceso de sol y apórtale materia orgánica o fertilizante al sustrato o en los riegos. Si ves que a tu planta empiezan a amarillearle las hojas, consulta este otro post sobre las Hojas amarillas en plantas: por qué salen y soluciones.

Si vas a marcharte unos días, valora hacerte con macetas de autoriego o prepararles riego por capilaridad a tus macetas. Te recomendamos consultar este otro artículo para aprender Cómo hacer un sistema de riego por goteo casero y este otro post para aprender más trucos sobre Cómo regar las plantas en vacaciones.

Descubre más detalles sobre Cómo cuidar plantas de interior en verano aquí. Además, para terminar esta guía práctica sobre cómo cuidar las plantas de interior, te dejamos un vídeo sobre este interesante tema.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar las plantas de interior, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Plantas de interior.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Cómo cuidar las plantas de interior
1 de 5
Cómo cuidar las plantas de interior

Volver arriba