Compartir

Cuidados del ciclamen

 
Por Mª Belén Acosta. 25 abril 2019
Cuidados del ciclamen

El Cyclamen es un género de plantas bulbosas que tiene su origen en los bosques de la zona mediterránea. Son muy apreciados en jardinería como planta de ciclo invernal, ya que muchas de sus especies florecen precisamente durante los meses más fríos. No se trata de una planta especialmente exigente en lo que a atenciones se refiere, pero con los cuidados adecuados, puede llegar a florecer durante hasta 4 meses.

En este artículo de Ecologíaverde, te ofrecemos una guía sencilla sobre los cuidados del ciclamen o violeta persa, si los sigues verás que tus plantas aguantarán con flores perfectamente durante varios meses.

También te puede interesar: Cuidados del perejil

Características de los ciclámenes o violetas persas

El género del cyclamen cuenta con más de 20 especies distintas, pero todas ellas son herbáceas perennes, con hojas carnosas de largo peciolo y flores de colores muy llamativos y de característico y agradable perfume.

Las especies del ciclamen, que también es llamado violeta persa, crecen y se cultivan en unas zonas geográficas concretas, con lo por ejemplo en la península ibérica sólo crece el Cyclamen balearicum, que se encuentra en Cataluña y Baleares, mientras que el Cyclamen coum se cultiva en las zonas este y sur del Mar Negro, y el Cyclamen persicum proviene del oeste de Asia Menor.

Hay que mencionar también que el tubérculo o bulbo del ciclamen es una planta venenosa para el ser humano y la mayoría de mascotas. No pasa nada por estar en contacto con la planta, pero si tenemos niños pequeños o mascotas es importante evitar que puedan comerse o llevarse a la boca alguna de sus partes, especialmente el mencionado tubérculo o bulbo. Si tu mascota vomita o sufre de diarrea, quizás se haya comido alguna planta ciclamen.

Colores del Cyclamen o ciclamen

Las flores del Cyclamen presentan una gran variedad de colores según su especie e hibridación, pudiendo encontrarse en los siguientes tonos:

Cuidados del ciclamen - Características de los ciclámenes o violetas persas

Cuidados del ciclamen - guía básica

Sigue estos consejos sobre los cuidados del ciclamen o violeta persa y verás que bien crecen y se mantienen en tus macetas o parterres:

Temperatura y luz

Dado que el ciclamen es una planta, como ya hemos dicho, de climas y entornos frescos o con clima frío, su peor enemigo es habitualmente el exceso de sol y calor. Si plantas tu ciclamen en el jardín, hazlo en una zona que no reciba la luz del sol directamente, pero disponga de buena iluminación. Si, en cambio, lo tienes en una maceta de interior, colócalo en alguna habitación con mucha luz natural, pero de nuevo donde los rayos del sol no incidan directamente sobre ella. A ser posible, busca un espacio o habitación donde la temperatura sea lo más fresca posible, lejos de fuentes de calor, ya que si la temperatura se eleva por encima de los 16 grados, es muy probable que el ciclamen pierda sus flores. La planta también agradecerá encontrarse en un lugar bien ventilado.

siguiendo con las características de resistencia de los ciclámenes, también puede interesarte conocer estas 10 plantas de exterior resistentes al frío y a la sombra.

Riego del ciclamen

Regar el ciclamen también requiere de seguir unas pautas básicas para no dañar la planta. Regarla desde arriba es muy desaconsejado, ya que las flores y hojas podrían sufrir el ataque de hongos por la humedad. Del mismo modo, al tratarse de un bulbo, no conviene que el bulbo en sí entre en contacto con el agua.

Por todo esto, se aconseja con el ciclamen un riego por capilaridad o inmersión, que consiste en colocar la base de la maceta sobre un plato o recipiente con agua durante unos quince minutos, dejando que la planta absorba el agua que necesite y retirándola luego a secar sobre otro plato con grava o algún otro material drenante. Esto debe repetirse cuando notemos que el sustrato vuelve a estar seco, que puede ser aproximadamente cada semana, aunque varia mucho dependiendo de las condiciones de la zona. Un último consejo en lo que a riego se refiere es que riegues siempre tu ciclamen con agua templada, evitándole así a la planta un shock térmico que le hará perder antes las flores.

Abono y poda

Puedes ayudar a tu ciclamen con algo de abono líquido, pero hazlo solo cuando la planta esté empezando a desarrollar los botones de flor. Por último, poda siempre las flores o tallos que empiecen a marchitarse o estropearse.

Cuidados del ciclamen - Cuidados del ciclamen - guía básica

Mi ciclamen tiene las flores caídas, ¿qué le pasa y qué hago?

Si ves algunas flores caídas en tu ciclamen no te alarmes: siempre que se trate de flores o tallos sueltos puede ser normal, y simplemente tratarse de flores que ya han dado de sí todo lo que podían y puedes cortarlas.

Sin embargo, si son muchas o zonas enteras de la planta, lo más probable es que tu ciclamen no esté recibiendo los cuidados adecuados en alguno de los puntos listados arriba. Lo más común es el exceso de riego, que hace que algunas secciones de la planta se humedezcan demasiado y se pudran.

Si te gustan estas plantas, puede que también te interese conocer otras parecidas como estas otras 15 plantas de bulbos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados del ciclamen, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Cuidados del ciclamen

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados del ciclamen
1 de 3
Cuidados del ciclamen

Volver arriba