menu
Compartir

Echeveria gigantea: cuidados y reproducción

 
Por Ulla Rothschuh Osorio, Bióloga. 9 enero 2024
Echeveria gigantea: cuidados y reproducción

Los cuidados de la Echeveria gigantea son exposición solar completa, sustrato drenante y riego moderado. La reproducción se hace de forma asexual mediante esquejes. ¿Quieres conocer mejor a esta planta? El género Echeveria es originario de México y son plantas muy buscadas por ser ejemplares fáciles de cuidar gracias a su capacidad de almacenar agua en sus tejidos, lo que facilita bastante su mantenimiento. Además, este género despliega colores pasteles y hojas acomodadas de forma muy estética, que se usan para crear llamativos arreglos en jardines o en contenedores. La mayoría de Echeverias son pequeñas, pero destaca entre ellas la E. gigantea que es la más grande de todas. A veces, se le puede encontrar bajo el nombre de echeveria imperial o flor de hoja.

Si te gustaría tener una de ellas en casa, te invitamos a leer esta guía de EcologíaVerde donde aprenderás los cuidados de la Echeveria gigantea y su reproducción, para que aprendas cómo puedes propagar la tuya en casa.

También te puede interesar: Echeveria cante: cuidados y reproducción

Características de la Echeveria gigantea

  • Como el nombre de la especie indica, esta se trata de la Echeveria más grande de todo el género. El tallo crece hasta 50 cm de alto. No se ramifica, lo que significa que las rosetas siempre son individuales. Esta roseta es la forma en la que se acomodan las hojas alrededor de dicho tallo.
  • Cataloga como una planta grande, puesto que el diámetro de la roseta mide de 15 a 60 cm de diámetro.
  • Produce tallos florales de hasta 90 centímetros de alto, del que penden flores de color coral y cálice turquesa.
  • Las hojas son redondeadas o espatuladas de 15 por 8 cm. Son color verde claro y márgenes rosas a rojos delicadamente delineados. Sin embargo, las hojas pueden variar bastante de ejemplar a ejemplar dentro de la especie, tanto en tamaño como tolerancia a la sequía hasta en color. No solamente hay variaciones a primera vista, sino que también las hay a nivel de tejidos, puesto que esto es lo que determina las diferencias a nivel macro. A estas variaciones dentro de una misma especie se le conoce como polimorfismo, y a cada tipo se le llama morfotipo.
  • Es nativa de los estados de Puebla y Oaxaca, en México. Crece en zonas áridas y de alta temperatura.
  • Suele hibridarse para dar con nuevas variedades llamativas para jardinería. La mayoría se modifican para obtener márgenes ligeramente corrugados. Las primeras variedades fueron creadas en California, Estados Unidos.

Ubicación y luz para la Echeveria gigantea

E. gigantea crece mejor en exterior y bajo exposición solar completa porque sus hojas están adaptadas a soportar los fuertes rayos solares, así como a la alta temperatura. Puede tenerse también en interiores, pero siempre y cuando esté cerca de una fuente de luz abundante. A más luz, más vivos serán los colores, especialmente los rojos de los márgenes. No tolera fríos extremos, así que debe resguardarse en interiores de saberse de heladas.

Echeveria gigantea: cuidados y reproducción - Ubicación y luz para la Echeveria gigantea

Sustrato para la Echeveria gigantea

El suelo para esta planta debe ser un sustrato para suculentas. Este tipo de sustratos se caracterizan por tener un excelente drenaje, que no permite que las raíces se pudran porque se seca entre riegos. Puedes conseguir el sustrato ya preparado en tiendas especializadas o bien, puedes preparar el tuyo de forma sencilla.

Se mezclan partes iguales de tierra negra o turba, humus de lombriz y perlita. Puedes cambiar este último material por grava volcánica o piedra pómez. Aquí puedes adquirir estos materiales:

Si vas a colocar la planta en un contenedor, necesitarás uno que tenga drenaje adecuado, como las macetas con varios agujeros en la base. Por ejemplo, puedes adquirir estas, con las marcas para hacer tantos agujeros en la base como necesites:

Fertilizante para la Echeveria gigantea

Durante la etapa de crecimiento, es decir en primavera y verano, puedes añadir un fertilizante líquido balanceado para promover la floración y el crecimiento. En invierno y en otoño la propia planta ralentiza su crecimiento. Esto es completamente normal y no requiere de fertilizante ni de más riego de lo habitual.

Aquí puedes adquirir este producto para fertilizar tu echeveria en primavera y verano.

Echeveria gigantea: cuidados y reproducción - Fertilizante para la Echeveria gigantea

Riego de la Echeveria gigantea

Es una planta sumamente adaptada a condiciones de sequía gracias al grosor de sus paredes celulares. Dado que su hábitat nativo tiene pocas precipitaciones al año, esta planta no requiere mucho riego. De hecho, hacerlo será contraproducente porque las hojas se reventarían y la raíz se pudriría. La cantidad ideal para la E. gigantea lo determinará el sustrato. Hay que dejar que el sustrato se seque entre riegos. La frecuencia puede ser de 1 vez por semana en verano o exteriores, o cada 2 semanas en invierno o interiores.

El riego no debe hacerse sobre la roseta de hojas, o la planta se pudrirá. Estas son las técnicas que conviene usar para regar esta planta:

  • Riego de la Echeveria gigantea en maceta: la técnica es mediante inmersión, sumergiendo la maceta en un recipiente con agua. Se deja reposar unos minutos para que la planta y el sustrato tomen solamente cuanto necesitan.
  • Riego de la Echeveria gigantea en suelo: si tienes la planta directamente en el suelo, sin maceta, humedece sólo el sustrato circundante sin tocar las hojas. Usa una regadera o una manguera, pero con poca presión de agua. Aquí puedes encontrar Las mejores regaderas para plantas.

Cómo reproducir la Echeveria gigantea

La E. gigantea se reproduce fácilmente mediante esquejes, es decir, de forma asexual. De esta forma puedes propagar un individuo que ya tengas en casa sin comprar una planta nueva.

Debes partir de una planta sana de la que saques con cuidado una hoja. Se lleva a una cama de humus de lombriz, que debe mantenerse húmedo. En el extremo del corte crecerá un pequeño brote que crecerá con el tiempo en un nuevo individuo. Una vez que tenga raíces, puedes transferir la nueva planta a su contenedor definitivo.

Ahora que has conocido los cuidados de la Echeveria gigantea, te animamos a descubrir más Tipos de Echeveria.

Si deseas leer más artículos parecidos a Echeveria gigantea: cuidados y reproducción, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Bibliografía
  • Ferrea, M., Bernard, C. (2017). Compañía Botánica: Especies, consejos y secretos de jardinería urbana. Argentina: Penguin Random House Grupo Editorial Argentina.
  • Illustrated Handbook of Succulent Plants: Crassulaceae. (2012). Alemania: Springer Berlin Heidelberg.
  • Reyes, J. & Sandoval, E. (2012) Variación anatómica entre hojas de ocho morfotipos de Echeveria gigantea y otras especies de la serie gibbiflorae. Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas. Disponible en: https://www.gob.mx/snics/acciones-y-programas/linea-8-incremento-de-la-caracterizacion-evaluacion-y-desarrollo-de-subconjuntos-especificos-de-colecciones-echeveria

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Echeveria gigantea: cuidados y reproducción
1 de 3
Echeveria gigantea: cuidados y reproducción

Volver arriba