menu
Compartir

Echeveria lilacina: cuidados y reproducción

 
Por Ulla Rothschuh Osorio, Bióloga. 21 agosto 2023
Echeveria lilacina: cuidados y reproducción

Los cuidados de la Echeveria lilacina son sol completo, riego bajo, suelo con buen drenaje y remoción de hojas marchitas. La reproducción se hace mediante esquejes de hojas.

Las echeverias son suculentas muy demandadas por su atractiva forma en roseta y hojas en tonalidades pasteles. Una de ellas es la Echeveria lilacina, a veces llamada echeveria fantasma por su color, que es color grisáceo con detalles rosas. Es recomendada para jardines de bajo mantenimiento o para jardines rocosos, así que si te gustaría tener una en casa, sigue leyendo este artículo de EcologíaVerde sobre los cuidados de la Echeveria lilacina y su reproducción, para que logres disfrutar de esta especial planta.

También te puede interesar: Echeveria gigantea: cuidados y reproducción

Características de la Echeveria lilacina

  • La Echeveria lilacina tiene hojas ligeramente planas en comparación con otras especies de Echeveria. Cada hoja es de forma redonda y con una punta en pico, zona en donde es ligeramente cóncava. Son suculentas porque almacenan dentro de sí agua, así que son carnosas.
  • Dichas hojas crecen en roseta y acomodadas en capas. Por lo general son de color verde grisáceo, pero despliegan tonos azules y rosas en los meses de frío.
  • Están cubiertas por pruina, un polvillo que le da un color blanquecino y que le sirve a la planta como protector solar para enfrentar las horas de máximo sol sin que se queme. Toda manipulación de la planta debe hacerse con sumo cuidado y evitando tocar la pruina, porque se desprende con mucha facilidad y quedará marcada la huella digital, afectando la estética de la planta.
  • La flor de la Echeveria lilacina crece de tallos florales de 15 centímetros de altura, de donde penden como campanas. Son de color coral y aparecen en a finales de invierno hasta la primavera.
  • Cada roseta pueden ser solitaria o formar colonias de varios individuos que se desprenden de la planta madre.
  • Crece a 10 centímetros de altura, pero hay que considerar que es de lento crecimiento. Dicho tamaño puede llegar hasta los 2 o 5 años de edad.
  • Hay algunos cultivares creados por el hombre, como por ejemplo Echeveria lilacina variegata que tiene hojas con coloraciones blancas, o Echeveria lilacina monstruosa con hojas irregulares de márgenes similares a olanes que figura entre las colecciones de echeverias exóticas.

Si te gustaría tener en casa esta suculenta, aquí puedes comprarla.

Echeveria lilacina: cuidados y reproducción - Características de la Echeveria lilacina

Luz, temperatura y ubicación

¿La planta Echeveria lilacina es de sol o sombra? Esta planta necesita preferentemente sol completo, pero también se puede tener bajo sombra parcial, siempre y cuando reciba algunas horas de luz completa. Si se tiene en interior es necesario colocarla cerca de una ventana para que reciba abundante luz.

Necesita temperatura de entre 18 °C a 27 °C, puesto que es originaria de ecosistemas semidesérticos de América. Se ha encontrado que suele atraer mariposas, así que es una gran adición para traer a este tipo de vida a los jardines.

Suelo y abono de la Echeveria lilacina

El suelo es clave para mantener a la E. lilacina en buenas condiciones. Dado que es una suculenta que almacena agua dentro de sus tejidos, si el suelo mantiene el agua, se aumentará la probabilidad de que mueran por pudrición.

Para ello, se prepara una mezcla de sustrato para suculentas o cactáceas. Se toman con partes iguales de humus de lombriz, turba, y un material poroso que puede ser vermiculita, tepojal o grava volcánica. Aquí puedes comprar el humus de lombriz, necesario para preparar la mezcla.

Echeveria lilacina: cuidados y reproducción - Suelo y abono de la Echeveria lilacina

Riego de la Echeveria lilacina

En temporada de crecimiento, es decir en primavera y verano, el riego debe ser moderado. Se debe dejar secar el sustrato entre riegos. La frecuencia depende del clima de tu zona, aunque por lo general se riega una vez a la semana en exteriores, y cada dos semanas en interiores. En otoño e invierno, que no hay crecimiento activo, el riego se reduce a cada dos semanas, agregando poca agua solamente con la intención de que las hojas no se marchiten. Si están muy arrugadas, necesitan agua.

No tolera encharcamientos, así que no debe regarse de más. Para que el agua no se estanque es importante proveerle el sustrato mencionado y usar como medida la primera capa del sustrato. El riego debe hacerse sobre la tierra, o idealmente sumergiendo la maceta en agua por unos minutos. Si se riega por encima de la roseta, el agua puede quedar atrapada entre las hojas, causando pudrición y muerte de la planta.

Descubre Las mejores regaderas para plantas.

Poda de la Echeveria lilacina

Las hojas que vayan envejeciendo en la parte inferior deben quitarse para evitar el crecimiento de moho. Por lo demás, no necesita poda por su estructura compacta. Si alguna hoja llegara a desprenderse, no te preocupes que hay una gran oportunidad para aprovecharla y reproducirla en más echeverias.

En este artículo te presentamos Las mejores tijeras de podar.

Echeveria lilacina: cuidados y reproducción - Poda de la Echeveria lilacina

Reproducción de la Echeveria lilacina

La forma más fácil de propagar esta planta es mediante esquejes, a hacer durante la primavera. Solamente necesitas cortar una hoja de tu planta y ponerla sobre una cama de humus de lombriz. Aquí brotará una nueva planta, pero es necesario regar regularmente.

La segunda opción para reproducir esta planta es mediante semillas a conseguir en tiendas especializadas, aunque lo más común es comprar la planta por la facilidad de propagar asexualmente. Esta semilla se coloca en un almácigo que contenga humus de lombriz cubierto ligeramente con otra capa de humus. Tardan bastante tiempo en germinar, algunas necesitan hasta 3 meses. Para facilitar el proceso se puede colocar un domo de plástico para retener la humedad y el calor. Recuerda colocar un identificador para que por el largo tiempo no olvides a tu planta.

Ahora que ya conoces los cuidados de la Echeveria lilacina, no te pierdas este artículo sobre la Echeveria agavoides: cuidados, variedades y cómo reproducirla.

Si deseas leer más artículos parecidos a Echeveria lilacina: cuidados y reproducción, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Bibliografía
  • Kondo, Y., Kondo, T. (2022). Succulents Made Easy: A Beginner's Guide (Featuring 200 Varieties). Japón: Tuttle Publishing.
  • Royal Horticultural Society (s.f.) Echeveria lilacina. Disponible en: https://www.rhs.org.uk/plants/284418/echeveria-lilacina/details
  • Nah, G., Jeong, J. R., Lee, J. H., Soh, S. Y., & Nam, S. Y. (2022). The complete chloroplast genome of Echeveria lilacina Kimnach & Moran 1980 (Saxifragales: Crassulaceae). Mitochondrial DNA Part B, 7(5), 889-891.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Echeveria lilacina: cuidados y reproducción
1 de 4
Echeveria lilacina: cuidados y reproducción

Volver arriba