Compartir

Planta echeveria: cuidados

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 30 diciembre 2019
Planta echeveria: cuidados

La planta echeveria, también llamada rosa de alabastro, es en realidad todo un género de plantas crasas que forma parte de la familia Crassulaceae. Sin embargo, cuando se habla de la rosa de alabastro o de la planta echeveria, lo común es que nos refiramos a la Echeveria elegans, la más común en jardinería gracias tanto a su belleza como a la gran resistencia que ostentan.

Si quieres aprender cuáles son los cuidados de la planta echeveria para tenerla en casa, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde en el que encontrarás una guía muy práctica.

También te puede interesar: Planta rosario: cuidados

Características de la planta echeveria y tipos

Las principales características de la planta echeveria son las siguientes:

  • Es un género de crasas, originarias de México y Brasil, con cerca de 400 especies.
  • Muy resistente a las condiciones de sequía.
  • También resiste muy bien las grandes variaciones térmicas.
  • Sus hojas suculentas verdiazules forman una roseta de unos 8 cm de diámetro, de la que recibe su apodo de rosa de alabastro.
  • Sus tallos alcanzan alturas de hasta 20 cm.
  • Produce flores rosadas o amarillentas, desde el invierno a la primavera.

Algunos de los principales tipos de la planta echeveria son:

  • Echeveria elegans
  • Echeveria pilosa
  • Echeveria glauca
  • Echeveria plvinata
  • Echeveria agavoides
  • Echeveria gibbiflora
  • Echeveria runyonii

La planta echeveria es una de las plantas que pueden cambiar de color con facilidad. Aquí puedes descubrir Cómo cultivar las suculentas de colores.

Planta echeveria: cuidados - Características de la planta echeveria y tipos

Planta echeveria: cuidados - guía práctica

En un pequeño resumen, podemos indicar que estos son los principales cuidados de la planta echeveria:

  • Luz: lo ideal es un lugar muy iluminado con algunas horas de luz directa suave.
  • Ubicación: pueden ubicarse en interior, pero lo ideal es el exterior.
  • Clima: soportan sin problemas temperaturas de hasta 27 ºC y heladas suaves.
  • Riego: solo cuando el sustrato se seque, por inmersión.
  • Sustrato: específico para crasas, con muy buen drenaje.

Luz y ubicación

Las echeverías son una planta que necesita estar en un espacio con mucha iluminación, pero que pueden no tolerar bien la exposición directa al sol de climas muy calurosos o con luz de mucha intensidad.

Por eso, lo mejor es ubicarlas en exterior, en una zona con gran iluminación y donde reciban algunas horas de luz directa, ya sea por la mañana temprano o por la tarde, fuera de las horas de mayor insolación del mediodía. En el jardín, se usan muy habitualmente para llenar espacios complicados para otras plantas, con poca tierra o en zonas de rocas. En interior, lo mejor es ubicarlas en una habitación muy bien iluminada, preferiblemente cerca de una ventana o fuente de luz que le aporte algunas horas de insolación suave.

Planta echeveria: cuidados - Luz y ubicación

Clima

En principio, la echeveria es una planta de clima templado. Esto quiere decir que lo ideal es que la temperatura se mantenga entre los 21 ºC y los 27 ºC en los meses cálidos, y que no baje mucho más allá de los 15 ºC en invierno, al menos de forma prolongada. De forma puntual, puede soportar temperaturas superiores (aunque puede que sus hojas se quemen si reciben sol demasiado intenso) o temperaturas bastante inferiores, incluso heladas suaves. Estas no resultarán fatales ni demasiado dañinas mientras sean fugaces, pero exposiciones prolongadas pueden hacer mucho daño a la echeveria.

Riego de la planta echeveria

Como ocurre con prácticamente todas las suculentas, el exceso de riego puede convertirse en una de sus principales amenazas. Lo habitual es regar una vez la capa superficial del sustrato se haya quedado totalmente seca. Regar demasiado puede hacer que las raíces de tu planta se pudran, provocando su muerte o un gran daño. Una práctica muy común en este tipo de plantas es el riego por inmersión, es decir, meter la maceta completa unos pocos minutos en agua, para que la planta coja el agua que precise y el resto se filtre sin más.

Además, te recomendamos leer este otro post acerca de Cuándo regar las plantas.

Planta echeveria: cuidados - Riego de la planta echeveria

Sustrato para la planta suculenta echeveria

Es vital que el sustrato de la echeveria ofrezca un muy buen drenaje, especialmente si vamos a regarla por inmersión, lo cual es muy recomendable. Usa una mezcla para plantas crasas y añade perlita, o haz tú mismo tu propia mezcla con arenas y perlita. En exterior, ubícala donde el agua de lluvia no se acumule, evitando siempre los encharcamientos.

Aquí te explicamos Cómo hacer sustrato para cactus y suculentas.

Trasplante y mantenimiento

Como la mayoría de plantas, la echeveria necesitará de un trasplante ocasional. Una buena señal para saber que este momento ha llegado, es cuando las raíces de la planta asomen por los agujeros de la maceta para el drenaje. Te explicamos más sobre Cuándo y cómo trasplantar las plantas suculentas en este otro artículo a modo de guía práctica.

Respecto al mantenimiento, la echeveria no necesita de podas ni de cuidados especiales, ya que, como hemos dicho, se trata de una planta bastante resistente. Simplemente procura que los agujeros de drenaje de la maceta no se obstruyan para que pueda eliminar sin problemas el agua sobrante y presta atención si aparecen partes secas o enfermas para retirarlas enseguida.

Para terminar, puedes echarle un vistazo a este otro post de EcologíaVerde en el que explicamos un poco más sobre Cultivar plantas crasas o suculentas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Planta echeveria: cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario sobre Planta echeveria: cuidados

¿Qué te ha parecido el artículo?

Planta echeveria: cuidados
1 de 4
Planta echeveria: cuidados

Volver arriba