Compartir

Plantas acidófilas: qué son, ejemplos y cuidados

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 17 noviembre 2020
Plantas acidófilas: qué son, ejemplos y cuidados

¿Te preguntas cuáles son las plantas acidófilas? ¿Sabías que las camelias, las hortensias o algunos helechos son plantas acidófilas? Quizás creas conocer muy poco sobre las plantas acidófilas, pero lo cierto es que seguramente hayas tenido la oportunidad de tenerlas en casa o disfrutar de sus coloridas flores y hojas en más de una ocasión. Además, estas plantas son muy utilizas para decorar exteriores o interiores debido a su gran valor ornamental. Tanto sus vistosas flores como la intensa coloración de sus hojas les da un aspecto realmente único, a veces incluso, como en el caso de las camelias, casi parecen flores artificiales por su larga duración y perfección.

Por todo ello, en EcologíaVerde, queremos explicarte qué son las plantas acidófilas, ejemplos y sus cuidados. Aquí mostramos una guía de plantas acidófilas con la información que necesitas para mejorar tus conocimientos de botánica y jardinería.

También te puede interesar: Qué son los estolones y ejemplos

Qué son las plantas acidófilas

¿Qué plantas prefieren el suelo ácido? Es decir, ¿cuáles son las plantas acidófilas? Las plantas acidófilas proceden en su mayoría de Asia, en especial de países como China y Japón. Su clasificación les viene dado por crecer de manera óptima en suelos ácidos, concretamente, en aquellos cuyo pH está entre 4,5 y 6,5. Gracias a esto, la planta podrá nutrirse correctamente para obtener una futura floración y mantenerse en buen estado. Estas plantas también necesitan de un clima que se mantenga húmedo todo el año, por lo que es normal que en lugares como España o en algunas zonas de América del Sur no acaben de adaptarse.

Plantas acidófilas: qué son, ejemplos y cuidados - Qué son las plantas acidófilas

Acer palmatum o arce japonés

El conocido comúnmente como arce japonés o momiji (en japonés), es uno de los árboles pequeños más característicos del otoño gracias a la coloración espectacular de sus hojas palmeadas. El rojo intenso que toman las hojas con la llegada del frio viste calles y jardines crean rincones realmente mágicos. De hecho, este árbol acidófilo también es una de las especies más utilizadas en Japón para crear bonsáis, ya que toleran bastante bien las podas. También necesita de riegos regulares y estar colocados en un lugar donde la luz solar no le dé directamente. Es aconsejable realizar un abonado durante los meses de primavera y verano.

Plantas acidófilas: qué son, ejemplos y cuidados - Acer palmatum o arce japonés

Erica spp y Calluna spp o brezos

Esto son otro de los ejemplos de plantas acidófilas. De hecho, los brezos se caracterizan por ser las plantas más acidófilas dentro de su propia clasificación.

Los brezos son muy conocidos por sus flores de colores que van desde del rosado al blanco, pasando por el púrpura e incluso el magenta. Florecen durante el verano y se utilizan en jardinería para crear arbustos ornamentales que den un toque de color exótico. Para conseguir una floración espectacular recomendamos mantenerlas siempre con un riego constante, plantarlas en un suelo de pH 7 y utilizar abonos orgánicos u fertilizantes ricos en fósforo después del verano.

Aquí te contamos todo sobre los Cuidados de los brezos.

Plantas acidófilas: qué son, ejemplos y cuidados - Erica spp y Calluna spp o brezos

Gaultheria procumbens o ebúrnea

La planta acidófila conocida como ebúrnea es un subarbusto de tipo rastrero y perenne capaz de alcanzar hasta los 60 cm de altura. Una de sus particularidades es que sus hojas se enrojecen ligeramente en otoño. Esto, sumado a una floración durante los meses de mayo y septiembre lo hacen una especie muy utilizada en jardinería. Las flores con forma de campanilla una vez fecundadas dan como resultado una drupa roja que aguanta en la planta hasta la llegada del invierno. Estos son algunos consejos sobre los cuidados de la ebúrnea:

  • Regarla de forma frecuente para que la tierra siempre esté húmeda pero no encharcada.
  • Abonarla con estiércol antes de la plantación y cada año coincidiendo con el abonado general del jardín. Se les puede hacer un aporte de fertilizante mineral durante la época de floración.
  • No necesita podas.
Plantas acidófilas: qué son, ejemplos y cuidados - Gaultheria procumbens o ebúrnea

Camellia japónica o camelia

También conocidas como rosa de Japón, es una de las plantas acidófilas más representativas y llamativas debido a sus espectaculares flores que, aún después de caer, permanecen durante un tiempo perfectas, dando una sensación casi artificial. Suelen ser de color blanco, rojo o rosa y contrastan fuertemente con sus grandes hojas de color verde oscuro.

Se pueden tener tanto como en arbusto como en árbol, dependiendo de la poda. Estas plantas no aguantan bien los veranos excesivamente calurosos, sobre todo si son muy secos, por lo que tendremos que procurar que esté siempre en un ambiente húmedo y de semisombra. Aquí puedes aprender más acerca de Cómo cuidar las camelias.

Plantas acidófilas: qué son, ejemplos y cuidados - Camellia japónica o camelia

Daphne odora o dafne

Es planta de tipo arbustiva es muy conocida por el agradable aroma que desprenden sus flores de color blanquecino. A pesar de que estas son pequeñas logran crear un punto de interés gracias a la coloración de sus hojas, que contrastan con las flores. Además, es muy fácil de cultivar en maceta. En cuanto a sus cuidados más básicos, la planta acidófila dafne necesita un riego regular, por ello y para evitar un exceso de humedad, te aconsejamos que cubrir el suelo alrededor de las plantas con mantillo orgánico para mantener siempre las raíces frescas.

Plantas acidófilas: qué son, ejemplos y cuidados - Daphne odora o dafne

Consejos para cuidar las plantas acidófilas

Aparte de los cuidados mencionados antes en cada caso, aquí te dejamos algunos consejos para cuidar a las plantas para suelos ácidos o plantas acidófilas:

  • Las plantas acidófilas necesitan de un sustrato especial para ellas cuyo pH sea bajo, normalmente nunca por encima de 7, ya que no crecen en suelos alcalinos o de pH alto.
  • El sustrato para plantas acidófilas podremos encontrarlo con facilidad en tiendas especializadas. Utilizado siempre para asegurar que tu planta cuenta con una tierra con pH entre 5 y 6. Estos están elaborados, generalmente, con una base de turba rubia, perlita y compost vegetal.
  • Al preferir el agua pura, te aconsejamos que aproveches los días de lluvia para que se riegue de manera natural.
  • Para evitar que las hojas de las plantas de suelo ácido se amarilleen, es importante que utilices sulfato de hierro para acidificar el suelo. Para ello solo necesitas disolver entre 1 y 3 gramos de este y disolverlo en un litro de agua aproximadamente. 1 gramo disuelto en 1 litro de agua.
  • También podemos usar ácido cítrico para acidificar el agua de riego y asegurarte de que ayudará a bajar el pH.
  • Trata de no colocarlas a pleno sol si el verano es húmedo y a en caso media sombra si este es demasiado caluroso. Con esto evitarás que las hojas se sequen.
  • Utiliza siempre abono específico para plantas ácidas. Algunos de los recomendamos son el humus de lombriz o el compost orgánico.
  • Puedes crear tu propio abono casero para plantas acidófilas utilizando vinagre de manzana. Solo tienes que verter una cucharada de vinagre por cada litro de agua.

Si deseas leer más artículos parecidos a Plantas acidófilas: qué son, ejemplos y cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Plantas acidófilas: qué son, ejemplos y cuidados
1 de 7
Plantas acidófilas: qué son, ejemplos y cuidados

Volver arriba