Compartir

Qué comen los sapos

 
Por Anna Arias, Bióloga y Doctora en Ciencias del Mar y Oceanografía. 8 julio 2020
Qué comen los sapos

Los sapos son animales vertebrados caracterizados por patas cortas, ojos saltones y piel áspera. Estos animales pertenecen a los anfibios, la clase más primitiva de vertebrados que a escala evolutiva logró desarrollar patas para abandonar el mar y colonizar el medio terrestre. A diferencia de los tritones, las salamandras y los gallipatos pertenecientes al grupo de urodelos, es decir, anfibios con cola, los sapos, junto con las ranas, pertenecen al grupo denominado anuros, anfibios caracterizados por no tener cola. Aparte de estas, son muchas más las curiosidades del sapo como, por ejemplo, su alimentación carnívora.

A través de este artículo de EcologíaVerde, nos proponemos explicarte qué comen los sapos, para que conozcas con detalle la alimentación de estos anuros, y también algunas de sus características principales.

También te puede interesar: Qué comen los flamencos

La alimentación de los sapos

Los sapos adultos presentan respiración pulmonar, por lo que generalmente viven fuera del agua. Estos animales son carnívoros, pero su parte más desarrollada dentro de este tipo de alimentación es como insectívoros, aunque su dieta pude variar en función del tamaño de las especies. Según el tamaño de la especie, los sapos comen estos animales:

  • Las especies de tamaño pequeño se alimentan, mayoritariamente, de una amplia gama de insectos, moluscos, gusanos y arácnidos, incluyendo hormigas, mosquitos, moscas, saltamontes, escarabajos, mariposas, polillas, libélulas, grillos, babosas, caracoles y todo tipo de arañas y lombrices.
  • Las especies de tamaño mayor, en cambio, suelen comer lo mismo pero, además, pueden llegar a ingerir lagartijas, pequeñas serpientes, pequeños roedores o, también, peces y huevos de ranas.

Aunque son animales cazadores, se caracterizan por ser oportunistas, es decir, no van a cazar a sus presas, sino que restan inmóviles y esperan a que alguna de sus presas se les acerque lo suficiente como para alcanzarlos con su pegajosa y larga lengua gracias a sus rápidos movimientos. La lengua de los sapos no presenta papilas gustativas, por lo que no llegan a saborear las presas, sino que solo les sirve para cazarlas. De hecho, la saliva de los sapos cambia su consistencia al impactar con la presa volviéndose más espesa, cosa que facilita la sujeción de la presa. La mayoría de su actividad ocurre de noche, donde pasan desapercibidos y coincidiendo con la mayor actividad de los insectos mientras que, de día, se dedican a descansar más.

Te recomendamos aprender mucho más sobre los Animales insectívoros: qué son y lista de ejemplos con este otro post.

Qué comen los sapos - La alimentación de los sapos

Qué comen los renacuajos

Una vez descrita la alimentación en sapos adultos, nos preguntamos qué comen los sapos de pequeños. Para contextualizarnos, la etapa de renacuajo abarca desde que el animal deja el huevo hasta que alcanza la posición del cuerpo recta y el cuerpo absorbe la cola. Los renacuajos tienen respiración branquial y su principal hábitat es el medio acuático, como charcas, estanques, lagos o arroyos; además, no pueden salir de este medio hasta que desarrollen sus patas, sino, podrían llegar a morir.

A diferencia de los sapos en fase adulta, los renacuajos son principalmente herbívoros y su dieta es más bien limitada, pero esto les beneficia para llegar a ser sapos saludables. En la etapa que abarca sus primeros días de vida, los renacuajos sobreviven con el sustento de la yema almacenada en los huevos. Pasada esta fase, su dieta incluye algas, lechugas, espinacas, plantas, plancton y otros restos de animales.

Cuánto come un sapo por día

Los sapos son glotones por naturaleza, pudiendo llegar a que un solo adulto ingiera un promedio de 100 insectos al día, para ser más concretos, en una sola noche. Es por esto por lo que los sapos pueden convertirse en grandes ayudantes para controlar invasiones de plagas.

En cuanto a los sapos criados en cautiverio, estos no necesitan comer tanto ni todos los días, e incluso pueden sobrevivir sin comer algún día. En verano sí que requieren cantidades adecuadas de comida mientras que, en invierno, los sapos en cautiverio reducen drásticamente su ingesta y hasta pueden llegar a no comer durante unos pocos días. Por lo general, mientras a un sapo juvenil en cautiverio se recomienda alimentarlo cada día, a los adultos se les puede alimentar entre dos y tres veces a la semana con entre cuatro o seis porciones de comida (insecto, molusco, gusano, etc.) de tamaño estándar.

Qué comen los sapos - Cuánto come un sapo por día

Otras características de los sapos

Tras aprender todo esto sobre la alimentación de los sapos, terminamos hablando sobre más características de los sapos para descubrir más acerca de estos animales anfibios tan comunes en todo el mundo.

Dónde viven los sapos

Los sapos están presentes en todos los continentes y habitan una gran diversidad de ecosistemas, incluyendo desde bosques y praderas a zonas urbanizadas, aunque su hábitat preferido son las zonas húmedas y cercanas a fuentes de agua, como charcas, arroyos, lagunas, piletas y zanjas. A excepción, no encontraremos sapos ni en el desierto ni en la Antártida. En fase adulta, cuando habitan tanto tierra como agua, se encuentran detrás de arbustos, piedras y troncos para pasar desapercibidos a sus depredadores y, a su vez, mantener la humedad de la piel al exponerse menos a las corrientes de aire.

Cuántos años vive un sapo

En sus hábitats naturales, los sapos pueden llegar a vivir hasta 10 años de promedio. Cuando son criados en cautiverios, su esperanza de vida puede ser de entre tres y cuatro años más, es decir que pueden vivir unos 14 años.

Cómo se reproducen los sapos

Los sapos presentan dimorfismo sexual, de manera que las hembras son más grandes que los machos. Su reproducción es ovípara, es decir, ponen huevos los cuales son incubados en el agua, de aquí que sus zonas de preferencia sean las cercanas a fuentes de agua. Se requiere de una temperatura de ambiente de unos 12 grados para que se pueda dar el emparejamiento entre macho y hembra, de manera que las épocas óptimas para la reproducción son a mitad de invierno y durante la primavera, mayoritariamente.

Cómo se desplazan los sapos

En cuanto a su modalidad de desplazamiento, los renacuajos se desplazan en el medio acuático nadando mediante la cola. Los adultos, en cambio, se pueden desplazar tanto nadando en el agua como caminando lentamente o bien, en pequeños y cortos saltos esporádicos impulsándose con sus anchas y fuertes patas traseras. Aun así, se encuentra la excepción del sapo corredor, el único anuro que no salta; este sapo consigue desplazarse a través de pequeños trotes o corridas.

Para descubrir mucho más sobre estos increíbles anfibios, te animamos a leer estos otros artículos de EcologíaVerde acerca de los Sapos venenosos: tipos y características y la Diferencia entre sapo y rana.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué comen los sapos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Curiosidades de los animales.

Bibliografía
  • Biblioteca de investigaciones. (2020). Origen y evolución de los anfibios. Recuperado de: https://bibliotecadeinvestigaciones.wordpress.com/biologia/la-evolucion-de-las-especies/evolucion-de-los-anfibios/

Escribir comentario sobre Qué comen los sapos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué comen los sapos
1 de 3
Qué comen los sapos

Volver arriba