menu
Compartir

Planta de incienso: cuidados

 
Por Mª Belén Acosta, Técnica en jardinería y recursos naturales y paisajísticos. 24 septiembre 2021
Planta de incienso: cuidados

La planta de incienso es una planta mucho más común de lo que muchos piensan. Tanto es así, que es muy probable que la hayas visto muchas veces sin haberla reconocido y es que, al menos en España, es muy habitual verla en terrazas, jardines e incluso en interiores como planta ornamental. Originaria de la India, esta planta llegó a España de mano de los mercaderes árabes, en la época de las taifas. Se consideraba entonces un buen augurio o símbolo de buena suerte y desde entonces su uso ornamental se ha mantenido.

Si quieres aprender cómo se cuida la planta de incienso, acompáñanos en este artículo de EcologíaVerde en el que encontrarás una guía completa de los cuidados de la planta de incienso.

También te puede interesar: Cuidados del tomillo

Características de la planta de incienso

El género Plectranthus está compuesto por más de 300 especies de herbáceas que vienen de distintas zonas de temperatura cálida del Hemisferio Sur, entre ellas la India, Indonesia, Australia y África. De entre ellas, son varias las que se identifican como la planta de incienso, principalmente la Plectranthus coleoides ‘Marginatus’ y la Plectranthus madagascariensis. La Plectranthus coleoides ‘Marginatus’ es la más conocida de sus especies, tratándose de una herbácea de la familia de las Lamiaceae, que puede alcanzar alturas de aproximadamente hasta 60 cm.

Lo más llamativo de ella son sus menudas hojas, de no más de unos 3 cm de largo, que son de un bonito verde, normalmente variegadas en sus bordes dentados, donde adoptan un tono claro. Las flores, que se dan en racimos, son muy pequeñas y no tienen apenas valor ornamental, siendo normalmente blancas o de tonos lilas. Es una planta de gran crecimiento, que adopta porte colgante en una o dos temporadas. Su olor es agradable para las personas, pero actúa también como un excelente antimosquitos. Si te interesa esta cualidad, también te puede gustar la planta conocida como Geranio antimosquitos.

Si te gustan las plantas de porte colgante como la planta de incienso, puedes consultar estas guías de Plantas colgantes de sol y Plantas colgantes de interior.

Ubicación para la planta Plectranthus

¿Dónde colocar la planta de incienso? Cuando se trata de saber si es mejor poner la planta de incienso en interior o en exterior, depende completamente del tipo de clima que haya donde vives.

Como todas las plantas de origen tropical, soporta bien las temperaturas templadas, pero no soporta ni el calor excesivo ni, especialmente en este caso, el frío. Si vives en una zona de temperaturas suaves puedes cultivar tu planta de incienso en el jardín sin problemas, pero en un clima mediterráneo o frío necesitarás tenerla en el interior de casa. Búscale una habitación sin temperaturas extremas y con la mayor cantidad de luz natural posible. En verano, procura que la incidencia de la luz sea indirecta, y ten siempre cuidado con el efecto lupa de los cristales de las ventanas, que podría dañar las hojas. Si usas una maceta, es muy importante que cuente con agujeros de drenaje.

Planta de incienso: cuidados - Ubicación para la planta Plectranthus

Riego de la planta de incienso

Como con todas las plantas, es importante que el riego sea más frecuente en los meses cálidos, que es cuando la planta mantiene una mayor actividad. En el caso de la Plectranthus coleoides, es importante que el sustrato no se encharque nunca, por lo que es mejor que el riego sea más frecuente y menos abundante.

Puedes comprobar el estado del sustrato clavando un palillo o un dedo y comprobando si la tierra se queda pegada. Tras regar, asegúrate de retirar el agua sobrante del plato unos 10 o 15 minutos después. Procura regar cuando la capa superior del sustrato se haya secado, es decir, cuando no se quede tierra pegada en el palo o dedo con que hayas comprobado cómo está.

En este otro artículo puedes aprende Cuándo regar las plantas.

Sustrato para la planta de incienso

Como ya hemos mencionado, esta planta no tolera los encharcamientos, que pueden provocar con facilidad que sus raíces se pudran, como a tantas plantas tropicales ocurre. La planta de incienso no es especialmente exigente con los nutrientes del suelo, así que lo más importante es potenciar la capacidad de drenaje y la ligereza de su tierra.

Mezcla turba, fibra de coco y humus de lombriz a partes iguales, y añade un buen puñado de vermiculita y perlita a la mezcla. Esta mezcla da lugar a un sustrato muy rico en nutrientes, que la planta agradecerá aunque no necesite gran cantidad y, sobre todo, es muy ligero y ofrece unas propiedades ideales de retención de agua suficiente y drenaje de la sobrante.

Planta de incienso: cuidados - Sustrato para la planta de incienso

Abono para la planta de incienso

Lo mejor es utilizar fertilizante orgánico durante los meses de primavera y verano. El humus de lombriz es una de las mejores opciones por su carga de microorganismos beneficiosos, pero el compost o el guano también son grandes opciones.

Aquí puedes conocer Cómo hacer humus de lombriz y Cómo hacer compost casero.

Poda de la planta de incienso y su multiplicación

El mejor momento para podar la planta de incienso es al principio de primavera, cuando se rebaja su altura aproximadamente a la mitad, además de quitarle durante todo el año las hojas y flores en mal estado.

Además, puedes aprovechar la poda para hacer esquejes de la planta de incienso, que es la mejor forma que hay de multiplicarla. Los esquejes tomados en primavera tienen muchas posibilidades de enraizar bien, especialmente si usas la mezcla de sustrato que te hemos dado antes y si los potencias con hormona enraizante, que puedes elaborar tú mismo en casa.

Si deseas leer más artículos parecidos a Planta de incienso: cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Planta de incienso: cuidados
1 de 3
Planta de incienso: cuidados

Volver arriba