Diferencia entre biótico y abiótico

Diferencia entre biótico y abiótico

Dentro de cualquier ecosistema se combinan una serie de factores que interaccionan para mantener el equilibrio en ese ecosistema y a nivel global, es decir entre ecosistemas. Entre estos, diferenciamos los factores bióticos como aquellos organismos que están vivos, de los factores abióticos o elementos no vivos del ecosistema.

En este el artículo de EcologíaVerde, explicamos cuál es la diferencia entre biótico y abiótico, sus definiciones y cómo interaccionan entre ellos.

Definición de biótico, ejemplos y factores

Los factores bióticos de un ecosistema son todos aquellos seres que forman parte de él y que poseen vida. Para ser considerados organismos vivos deben estar formados por al menos una célula y cumplir las funciones vitales, como cualquier organismo vivo: nutrición (incluyendo la respiración), interacción (incluido todos los procesos de relación) y reproducción. De esta forma, cualquier factor biótico tiene la capacidad de alimentarse, interaccionar con su entorno y tener descendencia que asegure la continuidad de la especie.

Así, clasificamos los factores bióticos en organismos productores, consumidores y descomponedores. Dentro de ellos, los dividimos en los cinco reinos biológicos:

  • El reino Animalia, formado por todos los animales.
  • El reino Plantae, formado por todos los organismos vegetales.
  • El reino Fungi, que está formado por los hongos.
  • El reino Monera, que está formado por los microorganismos como las bacterias o los virus.
  • El reino Protista, que está formado por aquellas células eucariotas, pero que no son clasificados dentro de los reinos fungi, animalia ni plantae.

Definición de abiótico, ejemplos y factores

Son aquellos factores que no son seres vivos, no poseen vida propia o son inertes. No desempeñan las funciones vitales de cualquier organismo vivo, sin embargo son muy importantes, ya que forman el espacio físico en el que viven los factores bióticos u organismos vivos, es decir, que los factores bióticos no podrían existir sin estos factores inertes o sin vida.

Estos factores pueden dividirse en factores naturales y artificiales. Los naturales son aquellos que forman parte de nuestro planeta de forma natural como el aire, la luz, el suelo, el agua o las rocas y los factores artificiales son aquellos que son producto de la actividad humana como por ejemplo, el mármol o una botella de plástico. Además, algunos factores bióticos pueden pasar a ser factores abióticos, como es el ejemplo de un organismo vivo que muere y pasa a ser materia que enriquece el suelo.

Otros factores abióticos más complejos que los anteriores son el clima, la temperatura, la humedad, el pH o la presencia de diferentes estaciones y son más complejos, ya que dependen de la interacción de otros múltiples factores. Estos factores también influyen sobre el ecosistema y los seres que viven en él.

Los factores abióticos y bióticos son factores de influencia

Los factores abióticos influyen sobre todos los factores vivos de un ecosistema, pudiéndose convertir en factores limitantes para el crecimiento de una especie, limitando (de forma directa o indirecta) así su supervivencia y reproducción. Por tanto, son factores determinantes en cuanto al tipo y número de organismos capaces de habitar en ese ecosistema concreto. Los factores abióticos influyen sobre el propio organismo, los demás seres vivos, sus relaciones y los desechos que generan.

Un ejemplo sencillo de interacción entre factores bióticos y abióticos es el de las plantas con factores como el agua, la luz del sol o el dióxido de carbono disponible. Las plantas utilizan el agua para sobrevivir y la luz del sol y el dióxido de carbono para crear su propio alimento mediante la fotosíntesis.

Otro ejemplo, algún ecosistema sufren inviernos con muy baja temperatura y mucha nieve. Algunos animales, como puede ser el zorro ártico, se adaptan a estos factores abióticos gracias al desarrollo de una gruesa capa de pelo blanca durante las épocas más frías.

Los factores bióticos son también factores de influencia. Por ejemplo, los organismos descomponedores como las bacterias u hongos descomponen restos de organismos inertes. Este es un mecanismo que consigue devolver los componentes de estos organismos a la tierra, que a su vez vuelve posteriormente a los seres vivos, cerrándose así el ciclo.

En resumen, todos los ecosistemas del planeta esta formados tanto por factores bióticos como abióticos y estos no son factores estáticos, sino que interaccionan unos con otros para dar lugar a las condiciones de ese ecosistema. por ejemplo, en la imagen de abajo podemos ver factores abióticos como el agua del mar, la arena de la playa y el propio aire que son los que permiten que los factores bióticos como las palmeras y las gaviotas de la imagen puedan vivir en un entorno adecuado para ellos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diferencia entre biótico y abiótico, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Otros medio ambiente.