Compartir

Qué es un ecosistema: definición para niños

 
Por Nura Abbas, Ambientóloga. 5 septiembre 2018
Qué es un ecosistema: definición para niños

El planeta Tierra es muy especial, ya que gracias a sus condiciones ambientales, como por ejemplo el clima o la presencia de oxígeno (O2) en nuestra atmósfera, podemos vivir en un medio impresionantemente diverso y con muchas especies diferentes de organismos. El hecho de que haya seres con características tan distintas en todo nuestro planeta, se debe a que se han ido adaptando y evolucionando a lo largo de estos miles de años, frente factores como el cambio de temperaturas, las lluvias o la disponibilidad de alimento que tenían los lugares dónde habitaban.

Es por eso que, para tener un mejor conocimiento de cómo funcionan realmente las relaciones ecológicas entre los organismos vivos y su medio, el hombre creó un concepto llamado ecosistema. De esta manera, ambientes como bosques, praderas, desiertos, ríos, mares y lagos, son más fáciles de estudiar y es más sencillo de comprender su funcionamiento. Así pues, estos ecosistemas, se definen como un ambiente natural formado por seres vivos, el medio en el que habitan, y las relaciones que existen entre ellos. Como creemos firmemente que es vital educar a los más pequeños sobre aspectos del medio ambiente y del planeta en general, en este artículo de EcologíaVerde se explicará con más detalle qué son los ecosistemas con definición para niños, que tipos hay, cómo se clasifican sus organismos y qué debemos hacer para protegerlos y mantenerlos.

Qué es un ecosistema y cómo funciona - explicación para niños

El concepto de ecosistema es realmente importante para comprender el funcionamiento de nuestro medio natural. La definición de ecosistema para niños, explicado de forma muy sencilla, es que se trata de un lugar de la naturaleza formado por un espacio determinado o concreto y los seres que lo habitan. Se podría decir pues, que estos sistemas están formados por dos elementos principales, los organismos vivos (seres bióticos) y el espacio físico (seres abióticos). Los primeros son todos aquellos seres con vida que habitan un medio, ya sean microorganismos, vegetales, peces, aves o cualquier animal, como por ejemplo nosotros, los humanos. Los segundos constituyen el medio físico, que está formado por componentes como la energía, el calor, la luz, el aire, los minerales, la disponibilidad de agua y los suelos. Estos seres abióticos, pese no tener vida por sí mismos, son los que condicionan la vida de los organismos bióticos, además de hacer que se desarrollen con unas características en condición al ambiente en el que están. Evidentemente, cada ecosistema tiene sus características, su clima, humedad, disponibilidad de agua y alimento, etc. y los organismos que allí habitan viven acorde con ellas.

Debe mencionarse que los ecosistemas pueden tener una gran variedad de tamaños, y están presentes a todo nuestro alrededor, desde en una charca temporal producida por la lluvia, hasta en la Selva Amazónica de América del Sur o el gran desierto del Sáhara.

A continuación, de forma sencilla, se da una definición para niños sobre los principales tipos de ecosistemas: terrestres, acuáticos y mixtos.

Qué es un ecosistema: definición para niños - Qué es un ecosistema y cómo funciona - explicación para niños

Qué tipos de ecosistema hay

Ecosistemas terrestres

Son aquellos en los que los seres vivos que viven en el suelo y subsuelo. Muchos de ellos son lugares que conocemos o hemos visto muchas veces, como por ejemplo los bosques, las selvas, los desiertos, las praderas, la tundra o la sabana. Los organismos que los habitan han desarrollado peculiaridades físicas muy variadas entre sí, ya que hay una gran cantidad de factores que las condicionan más o menos en función de su localización.

Los ecosistemas terrestres están distribuidos por todo el mundo, evidentemente sobre tierra o cerca de ella, y engloban una gran variedad de especies. Aun siendo uno de los hábitats biológicamente más diverso, depende de muchos elementos, principalmente la disponibilidad de agua y luz, el clima y la altitud y latitud.

Ecosistemas acuáticos

Los ecosistemas acuáticos son aquellos lugares en el que los componentes vivos desarrollan sus actividades en el agua, ya sea salada como en mares y océanos o dulce como en ríos y lagos.

Como los organismos que se han desarrollado en este tipo de sistemas están en contacto permanente con el agua, sus peculiaridades físicas no son tan variadas como en los ecosistemas terrestres, si no que comparten muchas características adaptadas para el medio acuoso.

Estos tipos de ecosistema, están presentes en una gran parte de nuestro planeta, ya que el agua cubre alrededor de un 70 % de la superficie terrestre. Este tipo de hábitats son más ricos de lo que creemos, ya que, aun que la luz, el oxígeno o otros parámetros estén más limitados, no son más que factores que producen una adaptación y a la vez diversificación de una gran cantidad de especies.

Ecosistemas mixtos

Son lugares en los que seres vivos viven en zonas intermedias y tienen características provenientes de los dos tipos de ecosistemas explicados anteriormente. Un buen ejemplo son las costas y humedales.

Normalmente se suelen considerar como una zona de transición, es decir, que no es permanente. Las especies que allí habitan pueden utilizar por ejemplo como lugar donde poner sus huevos o bien para reproducirse.

Conoce más sobre Qué es un ecosistema mixto en este otro artículo de EcologíaVerde.

Cómo se clasifican los organismos de un ecosistema

En un ecosistema hay una gran cantidad de organismos con muchas funciones distintas. Establecen relaciones entre ellos a distintos niveles, ya sea entre seres de la misma especie o entre varias. Es por ello que los individuos que viven en estos ecosistemas se pueden clasificar en las 3 categorías de organismos en los ecosistemas siguientes.

Productores

Son organismos autótrofos, es decir, que son capaces de generar su propio alimento a partir de sustancias sencillas con la ayuda de la luz del Sol. Son la base de la cadena alimentaria.

Los productores en los sistemas terrestres es la vegetación, es decir las plantas, y en los sistemas acuáticos son las algas y algunos tipos de bacterias como las cianobacterias.

Consumidores

Se trata de organismos heterótrofos, que significa que no tienen capacidad de fabricar su propio alimento, por lo que se alimentan de otros seres. Se pueden clasificar en:

  • Consumidores primarios o herbívoros: su alimentación es a base de organismos productores. Ejemplos: saltamontes, vacas, conejos, caballos, etc.
  • Consumidores secundarios o carnívoros: su alimento se basa en los seres herbívoros. Ejemplos: gatos, búhos, ranas, etc.
  • Consumidores terciarios o supercarnívoros: se alimentan de los organismos carnívoros. Ejemplos: tiburones, águilas, focas, hienas, etc.

Descomponedores

Se trata de organismos que se alimentan de materia orgánica en descomposición proveniente de otros seres vivos, como hojas secas, cadáveres de animales, troncos de árboles muertos o excrementos. Ejemplos de organismos descomponedores: hongos y bacterias.

Qué es un ecosistema: definición para niños - Cómo se clasifican los organismos de un ecosistema

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué es un ecosistema: definición para niños, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Ecosistemas.

Escribir comentario sobre Qué es un ecosistema: definición para niños

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué es un ecosistema: definición para niños
1 de 3
Qué es un ecosistema: definición para niños

Volver arriba