Ideas para seducir a un ecologista
Dice la sabiduría popular que el amor no entiende de edades, sexo, raza ni de tantas otras cosas… Sin embargo, sí tiene que ver, y mucho, con la seducción, la complicidad y las mariposas en el estómago.

¿Pero, cómo conquistar o, mejor, seducir a esa persona especial que tiene una sensibilidad eco-amigable? Lo interesante es que también nosotros la compartamos o, por qué no, fácilmente podría ocurrir que acercándonos al universo ecológico también éste nos sedujera a nosotros.

Sea como fuere, es importante centrarnos en nuestro objetivo, ese comportamiento amigo de lo verde que resulte atractivo a sus ojos. Es lo que tiene el amor, queremos complacer a la persona que nos gusta o de la estamos enamorados…

Ideas para seducir a un ecologista
No se trata, por lo tanto, de mostrarnos de forma diferente a como somos, sino de hacerle sentir bien. Y es que tener pequeños detalles que gusten a la otra persona es una manera hermosa y, por otro lado, también muy común de generar confianza y cercanía.
Seguir leyendo

10 rutinas de belleza ecológicas
La belleza tiene mucho que ver con el bienestar físico y psíquico e igualmente es importante que ello no suponga un impacto ambiental que afecte al equilibrio del planeta.

A la hora de cuidarnos, adoptar rutinas de belleza pensando también en el medio ambiente implica dejar de mirarnos tanto en el espejo y hacer lo posible para dejar también bien guapo al planeta.

Los siguientes diez gestos de belleza cotidianos son consejos prácticos muy sencillos de aplicar para que cuidarnos no implique descuidar el entorno. Tan solo un ejemplo de lo mucho que podemos hacer para reducir el impacto ecológico de nuestras rutinas de belleza.

1. Un peeling ecológico

Eliminar las capas superficiales de la piel de forma regular es una rutina de belleza que admite alternativas ecológicas. En lugar de optar por los típicos peelings que se comercializan, lo que implica usar envases, una alta huella de carbono por el transporte y el ciclo de vida del producto en general, hay numerosas alterativas ecológica.

Por ejemplo, sería interesante reutilizar los posos de café, moler lentejas o usar un puñadito de sal, buscando la fórmula que mejor de adapte a nuestras necesidades y zona del cuerpo. Por ejemplo, el cutis requiere una mayor suavidad que el cuerpo, al tiempo que podemos optar por unos u otros productos emolientes que además nos hidraten el cuerpo, como gel de baño de glicerina, el aceite de almendras dulces o aceite de oliva.

2. Toallitas desmaquilladoras

Acercarnos a los cero desechos supone optar por toallitas desmaquillantes lavables en lugar de los típicos discos de algodón, de un solo uso.
10 rutinas de belleza ecológicas
Seguir leyendo

Cinco curiosas maneras de reforestar el planeta
Reforestar significa volver a sembrar o cultivar plantas en zonas donde antes las había. De forma general, puede considerarse que la reforestación del planeta consiste en contrarrestar el desastre ambiental que supone la tala indiscriminada de los bosques naturales con la plantación de vegetales, en especial árboles.

Entre otros factores, la importancia de la reforestación tiene que ver tanto con el papel clave que juegan los sumideros de carbono como con la necesidad de crear o reponer nuevos hábitats en los que se desarrollen los distintos ecosistemas.

Pero no solo eso, porque además estamos en una cuenta atrás alarmante, que nos dejará sin árboles en un suspiro. En concreto, al actual ritmo de deforestación, los árboles desaparecerán en 300 años, advierte un reciente estudio internacional liderado por la Universidad de Yale, el más preciso hasta la fecha.

Así pues, teniendo claro el qué, el dónde y el por qué, queda pendiente el cómo. Justamente, en este post nos centraremos en el modus operandi, y no será uno cualquiera, sino distintas maneras de hacerlo, a cuál más original.

1. Bosques flotantes

Los árboles flotantes son una manera insólita de reforestar el planeta. Por lo pronto, va a llevarse a cabo de forma experimental en la ciudad de Róterdam.

El proyecto obedece a la intención de compensar la pérdida de zonas verdes en la capital holandesa y va a ser una realidad en los próximos meses. Sus impulsores son un grupo se empresarios y diseñadores holandeses que quisieron encontrar un nuevo hogar a los árboles urbanos que se retiran de la vía pública para acabar almacenándolos en un lugar conocido como el Bomendepot.

Cinco curiosas maneras de reforestar el planeta

2. Plantación masiva con drones

Los drones, esos pequeños avioncitos no tripulados, han demostrado ser capaces de plantar mil millones de árboles por año gracias al proyecto de Lauren Fletcher.
Seguir leyendo

¿Qué significa ser eco ciudadano?Ser un ciudadano responsable a nivel ambiental es importante, qué duda cabe. De hecho, ser eco ciudadano significa exactamente eso, tener responsabilidad ambiental y cumplirla de forma cotidiana dentro de nuestro rol de ciudadanos.

Es fácil de entender, pero el concepto queda vacío de sentido si queremos hacerlo servir como orientación para serlo. Aunque es muy interpretable, dotar de contenido el cumplimiento de esa responsabilidad va más allá de lo meramente subjetivo.

¿Ciudadanos o mejor terrícolas?

Por un lado, los aspectos concretos que incluye el concepto están especialmente relacionados con el concepto de ciudadanía. Un pequeño gran detalle que lo llena de significado práctico.

Para ser eco ciudadano hemos de entender el concepto de ciudadanía. En efecto, el concepto de ciudadanía nos remite a una suma de individuos que tienen en común su condición de personas que conviven en un contexto de modernidad. Recordemos aquí que ser ciudadano se vincula a una realidad histórica heredera de la revolución francesa o, si se quiere, de la emancipación de la burguesía.

¿Qué significa ser eco ciudadano?
Precisamente, esa burguesía que toma el poder y acaba derivando en la actual rebelión de las masas que tan bien definió Ortega y Gasset, es un actor social. Sí, es cierto que los intereses creados, las grandes multinacionales y, en fin, el modelo socio económico actual se traduce en muchas cortapisas, pero también es cierto que el ciudadano es un ente que ha cobrado una importancia inédita a nivel histórico.

Ser un ciudadano responsable en el cuidado del entorno, un eco ciudadano, por lo tanto, se traduce en ser un concepto universal. El término no alude tanto al lugar donde se vive, sino a esa globalidad en la que actualmente vivimos inmersos. Más allá de pertenecer a un barrio, municipio, ciudad, región o país, somos ciudadanos.

Se trata más bien de un concepto que nos une y nos iguala. Puesto que todos somos ciudadanos de un lugar llamado mundo, como dice la famosa frase publicitaria, ser eco responsables es también un deber común. En este sentido, quizá sería más adecuado autodenominarnos “terrícolas”.

Un deber ético

Por un lado, es un deber con una parte de obligación moral y otra de respeto de normativas ambientales de muy distinto tipo, con las que podemos estar más o menos de acuerdo, ya sea por activa o por pasiva.

De hecho, las obligaciones que las leyes nos imponen a nivel ambiental son pocas. Claramente insuficientes para ecologistas, expertos ambientales y personas concienciadas.

¿Qué significa ser eco ciudadano?
Del mismo modo, a nivel moral, perjudicar el medio ambiente o la salud de las personas o animales también tiene una condena social insignificante las más de las veces. De nuevo, las voces críticas condenan esta laxitud y ponen el grito en el cielo.
Seguir leyendo

Un tiburón se come a otro en un acuario: ¿estrés por cautividad o comportamiento salvaje?
La escena fue tremenda. Cuando uno va a visitar un acuario espera cualquier cosa menos una brutal escena de depredación entre congéneres, y si además la cosa va de tiburones, entonces una imagen (la que abre el post) vale más que mil palabras, y un vídeo (puedes verlo abajo) incluso será mejor que mil imágenes…

Sin embargo, para saber qué hay detrás de este comportamiento, las imágenes y los vídeos se quedan cortos. Al menos, para profanos en la etología de tiburones. En este post intentaremos dar respuesta al por qué de este suceso recabando opiniones expertas que hagan luz al respecto.

Un acto de este tipo con luz y taquígrafos no podía sino convertir el suceso en noticia. Su potencial viral estaba más que cantado. Ocurrió este fin de semana en un acuario de Corea del Sur, donde el famoso refrán “perro no come perro” pasó a tener difícil aplicación. Por contra, una nueva versión, algo así como tiburón come tiburón, alcanzó todo su esplendor.

Pasó a cobrar su auténtica dimensión real ante la estupefacción de sus visitantes, y apostamos a que otras criaturas (unos 40 tiburones y 22 rayas) que compartan el acuario con el tiburón que se comió a otro deben estar temblando desde entonces.

¿Depredación caníbal en la pecera?

¿Pero, qué pasó, exactamente? El tiburón más grande del acuario Coex, en la ciudad de Seúl, se zampó a otro ante la mirada atónita de los allí presentes. Fue una muerte a cámara lenta. Tardó más de 23 horas en devorarlo de la cabeza a la cola.

Un tiburón se come a otro en un acuario: ¿estrés por cautividad o comportamiento salvaje?El “asesino”, tiburón tigre hembra, era el más grande de todo el acuario, de 8 años de edad y 2,2 metros de longitud. Devoró a su rival masculino, un tiburón raya, de 5 años y dos veces más pequeño.

En la diferencia de tamaños está el quid de la cuestión. De acuerdo con Bernard Seret, prestigioso ictólogo francés, no se trata de canibalismo porque, sencillamente, son de especies distintas.

El experto pone el énfasis en la diferencia de tamaños. Como suele decirse, en este caso con mayor razón, el pez grande se come al pequeño. Depredación, sí, pero no canibalismo, apunta.
Seguir leyendo

Cinco inventos ecológicos revolucionarios
La inventiva del ser humano resulta sorprendente en muchos campos, pero cuando el objetivo es mejorar la salud del planeta y de quienes lo habitamos, hay que reconocer que el magín puede llegar a límites insospechados.

Que la pista de baile de una discoteca genere energía mientras movemos el esqueleto es solo un pequeño ejemplo de lo curiosos que pueden ser los inventos eco-amigables. De hecho, también es posible generar energía a partir de la energía corporal.

O, por ejemplo, obtener energía al pisar un determinado suelo. ¿Y, qué me decís de las zapatillas que generan energía a cada paso?. Podríamos seguir así, sacando inventos del cesto del ingenio verde, y seguirían saliendo uno tras otro, enganchándose como las cerezas.

Es prolífica la cosecha de inventos ecológicos. Muchos de ellos, además, sorprenden y divierten al mismo tiempo y, sobre todo, pueden cambiar las cosas, con lo que también nos hacen confiar en un mundo mejor.

¿Pero, por qué hay tantos inventos verdes curiosos? En efecto, vivimos una explosión de ingenios que buscan cuidar el planeta. Dentro del apogeo que vive la ecología como nueva tendencia, crear para solucionar problemas ecológicos también está de moda.

Según la consultoría de tendencias Avant Guide Institute, la creatividad aplicada a lo ecológico es una tendencia importante. Sobre todo, cuando se trata lograr la tan ansiada sostenibilidad.

Inventos que quieren cambiar el mundo

En este post repasamos cinco inventos que podrían cambiar el mundo. Algunos están ya en el mercado, otros son simplemente proyectos, esperan aplicarse en breve, siguen perfeccionándose o están en fase de prototipo, a la espera de que les llegue su momento. Pero todo ellos tienen un enorme potencial.

Al margen de sus diferencias, de popularizarse ayudarían a resolver problemas importantes sin dejar de satisfacer los niveles de bienestar actuales. Si bien algunos pecan de no atacar el problema de raíz, y solo suponen un simple parche, su objetivo y resultados de algún modo lo compensan. Y, en todo caso, son sorprendentes y el mundo los espera como agua de mayo.

1.¿Coches económicos propulsados por agua?

Que la nanotecología de mucho de sí no es una novedad, pero sí la creación de un biomaterial eficaz y a bajo coste capaz de catalizar con gran eficiencia la formación de hidrógeno. El invento abre la puerta a innumerables aplicaciones.

Cinco inventos ecológicos revolucionarios
Entre otras posibilidades, hace factible la producción de hidrógeno y oxígeno como desdoblamiento del agua de forma respetuosa con el entorno. Idóneo, por lo tanto, para alimentar coches de hidrógeno asequibles.
Seguir leyendo

Orina como abono ecológico para la agricultura y jardineríaTanto da de sí la reutilización de la orina humana para su uso como fertilizante en la agricultura y la jardinería que bien podríamos definirla como una auténtica joyita, y alabar su color dorado con destellos verdes…

¿Una exageración? Después de documentarme y comprobar lo revolucionado que anda el mundo con esta insólita materia prima, mucho me temo que no cabe definirla de otro modo. Porque, aunque parezca un desecho, la varita mágica de la ecología puede convertirla en un auténtico filón que además cuida el planeta.

En muchos casos la inventiva juega un papel importante, pero en otros simplemente se trata de métodos utilizados desde la antigüedad. En este post repasaremos varias iniciativas curiosas basadas en esta práctica ancestral.

Orina como abono ecológico para la agricultura y jardinería
Si ya vimos que hacer pipí mientras nos duchamos ahorraba agua, lo cierto es que también podemos usarlo para evitar otro tipo de gastos y poluciones innecesarias. Sin ir más lejos, su uso como abono permite ahorrarnos los fertilizantes en los jardines y los campos de cultivo.

Un abono orgánico barato y eficaz

En realidad, la cosa no tiene misterio alguno. Puesto que la orina es un desecho orgánico, puede utilizarse como fertilizante orgánico. Sin embargo, hay peros. Por una parte, es cierto que contiene nutrientes que son útiles para las plantas, en especial el nitrógeno y ácido úrico o potasio, magnesio y calcio, entre otros.

A su vez, contiene restos de medicamentos. De hecho, la composición de la orina varía en función de otros muchos factores, como la dieta, posibles enfermedades o el tipo de agua que ingerimos y, en lo que respecta a los microbios, tiene menos que la saliva o las heces.

Además, si se almacena aumenta el pH y minimizaremos los agentes patógenos. ¿Entonces, podemos usarla tal cuál, y así obtener un fertilizante barato y eficaz? Aunque si procede de una persona sana es utilizable, pues no tiene virus o bacterias y es biodegradable, es mejor saber cómo hacerlo.

¿Y qué dice la ciencia?

En efecto, el uso de la orina como fertilizante de las plantas es una práctica ante la que no se ponen peros, salvo cuando se contamina en su recolección o almacenamiento, pongamos por caso. Actualmente, por ejemplo, los estudios buscan determinar si existen determinados restos de medicamentos que puedan acabar llegando a los alimentos y, por lo tanto, entrar en la cadena alimentaria.
Seguir leyendo

¿Qué es la biodiversidad y cómo medirla?
Como ocurre con tantas otras palabras, el contexto en el que se utilizan determina su significado. En este caso, hablar de biodiversidad es referirnos a las distintas formas de vida en la Tierra, ya sea dentro de un enfoque profano o científico.

También implica aludir no solo a las distintas especies sino a las características de las mismas, a sus relaciones o, por ejemplo, a su diversidad genética y al entorno en el que se encuentran, en cuyo caso habremos de estudiar la diversidad de los ecosistemas.

La popularización del término, procedente del argot científico, ha llevado a utilizarlo en muy distintos contextos y a hacerlo desde nuevos prismas que enriquecen su estudio, pero en todos los casos expresa la variedad o diversidad del mundo biológico.

Origen del término

Si queremos conocer el momento exacto en el que nace la palabra “biodiversidad” hemos de retroceder en el tiempo tres décadas. Fue en 1986, en la primera edición del Fórum Americano sobre Diversidad Biológica, organizado por el National Research Council, NRC donde el biólogo Edward Wilson empleó la expresión en lugar de la conocida expresión “diversidad biológica”.

A partir de entonces, su uso se extendió a nivel mundial en el ámbito científico, político, entre activistas ambientales y la ciudadanía en general.

¿Qué es la biodiversidad y cómo medirla?

¿Diversidad biológica es biodiversidad?

Ambos términos son sinónimos, si bien la aparición de la contracción amplió el significado de la expresión “diversidad biológica”. Antes de surgir el término “biodiversidad” se consideraba sinónimo de riqueza de especies, incluyendo el concepto de diversidad genética para finalmente, en 1986, abarcar también la diversidad ecológica.
Seguir leyendo