7 consejos para ahorrar agua en el jardín
Un aspecto clave de la jardinería ecológica es el riego. No en vano, el agua es un recurso escaso que hemos de vigilar al máximo, incluso en lo que respecta a la jardinería convencional cuando el objetivo es no despilfarrarla por obvias cuestiones de economía.

Sea como fuere, lograr un jardín hermoso, floreciente o, de igual manera, un huerto que luzca como un auténtico vergel no exige un riego generoso. No necesariamente, al menos, ni mucho menos puede generalizarse al respecto, pues cada planta tiene sus necesidades hídricas en cada momento del año, entre otras circunstancias.

Eco consejos para ahorrar agua

En todos los jardines o huertos puede ahorrarse agua con gestos simples que ahorrarán dinero y ayudarán cuidar el entorno.

A continuación repasaremos 7 consejos verdes para que lograr un riego eficiente, de fácil aplicación en pequeñas o grandes superficies. Simplemente, se trata de cambiar el chip mental y ponerse a ello para lograr los mejores resultados.

1. Regar lo necesario

Ser comedidos a la hora de regar puede ser un mal consejo, pues cada planta exige unos determinados cuidados, por lo que regar lo justo y necesario, adaptándonos a las diferentes necesidades de las plantas puede hacer una gran diferencia.

Será fácil hacerlo tanto organizando el riego manualmente, de forma que respetemos estas diferencias, simplemente llevando un calendario al respecto, como planificando su ubicación intentando conjugar lugar ideal con necesidades de riego. Al dividir el jardín por zonas de riego (zona más seca, intermedia y húmeda) podremos automatizar el riego de forma selectiva y así ahorrar agua.

2. Reutilizar el agua

La reutilización del agua tiene en el riego uno de sus usos más interesantes. Sobre todo porque no se necesita una salubridad igual a la del agua potable para ser nos útil.

7 consejos para ahorrar agua en el jardín
Si el objetivo es regar las plantas de interior o unas pocas macetas o jardineras, nos puede resultar de gran utilidad el agua fría que se pierde mientras esperamos que salga la caliente o, por ejemplo, el agua en la que hervimos las verduras, enjuagamos al bebé, a la mascota o la que usamos para relajar los pies, pongamos por caso.
Seguir leyendo

¿Qué es la intensidad energética?
La energía necesaria para producir una determinada cantidad de riqueza es un concepto económico que puede definirse como intensidad energética (IE), si bien se trata de un concepto muy complejo. A continuación veremos cómo muchas de sus variables están relacionadas con los objetivos que persiguen las políticas energéticas verdes.

Como ocurre con otros muchos conceptos económicos, también a la hora de valorar la eficiencia energética de un país es necesario tener en cuenta otros indicadores económicos, pues su uso suele hacerse con respecto a ellos. Entenderlo, por lo tanto, precisa conocerlos y relacionar las distintas variables en un mismo contexto.

Una breve definición

Si buscamos una definición sencilla y breve, podemos considerar la IE como la cantidad de energía que consume un país por unidad de Producto Interior Bruto, la principal medida de la riqueza de un país.

Es decir, si ésta crece, será una buena noticia, y ocurrirá todo lo contrario si disminuye, aunque el resultado variará a nivel ambiental en función de esta variable clave. Como medida macroeconómica (parte de la teoría económica que realiza el estudio general de la misma economía, mostrando su éxito o fracaso) ayuda a medir la eficiencia energética.

¿Qué es la intensidad energética?
Como vamos a ver a continuación, podemos distinguir entre intensidad energética primaria (consumo de energía primaria /PIB) e intensidad energética final, relacionada con el consumo de energía final en relación a este indicador, unos de los más utilizados en la economía.

En concreto, este indicador nos muestra la relación entre el consumo energético y el volumen de la actividad económica. Su cálculo es el cociente entre el consumo energético y el PIB. Volviendo a la primera definición, encontramos que la IB es el valor medio de la cantidad de energía necesaria para genera una unidad de riqueza.
Seguir leyendo

Juegos para sensibilizar a los niños sobre la importancia de la Naturaleza
Sensibilizar a los niños en la protección de la Naturaleza es más fácil si la educación se viste con el irresistible disfraz del juego. En efecto, las actividades lúdicas son un modo estupendo de atraer la atención de los más pequeños de la casa hacia la belleza y riqueza del entorno. No entendido desde un enfoque práctico, sino acercándolos a su esencia para que conozcan y valoren su alma.

Si tienes hijos, nietos o sobrinos, pongamos por caso, y eres amante de la Naturaleza, probablemente tendrás ganas de hacerles descubrir su gran belleza y necesidad de protección.

Descubrir, comprender y amar

Las actividades que propondremos a continuación buscan crear ya desde la más tierna infancia un sentimiento de conciencia ecológica para que a lo largo de su vida les sirva como enseñanza. No en vano, además de heredarlo en buenas conciciones, un reto de los adultos, a ellos les corresponderá luego cuidarlo y ser sus mejores protectores.

Para lograrlo, nada como ayudarles a descubrir el entorno sin invadirlo, disfrutando de él como observadores privilegiados del gran espectáculo de la vida. Solo así podrán comprenderlo y, como dice la famosa frase, finalmente conocerlo será amarlo. Solo entonces habremos cumplido nuestro cometido como educadores.

Preservar la biodiversidad

Las actividades lúdicas que permiten sensibilizar a los niños en favor de la preservación de la biodiversidad muy a menudo están relacionadas con la exploración de la Naturaleza. Las posibilidades son tantas como nos dicte la imaginación.

Juegos para sensibilizar a los niños sobre la importancia de la Naturaleza
Podemos animarlos a hacerlo como si fueran aventureros. Siempre bajo la supervisión necesaria, por supuesto, pero dejándo que se equipen como si fuesen exploradores, con sus mochilas, sus prismáticos, su brújula, sus chirucas… y sin olvidar la ropa cómoda, hidratación y sombreros o gorras para la protección solar.

No se trata de recibir una clase magistral en el campo sino de dejar que se hagan preguntas, y ayudarles a responderlas. Ser imaginativos es un plus que ellos agradecerán y les ayudará a implicarse.
Seguir leyendo

Chernóbil, 30 años: la catástrofe continúa
El desastre de Chernóbil, la central que sufrió el mayor accidente nuclearde la historia, sigue teniendo graves consecuencias. Tres décadas después de la fatídica explosición del reactor número 4 de la planta se liberó a la atmósfera una radiación espantosa que sigue causando estragos en la salud de los habitantes y el entorno.

El tiempo todavía no ha cerrado ni mucho menos curado las heridas. Difícilmente puede hacerlo, cuando la radiación provocó un daño equivalente a 500 bombas de Hirosima. Como decía la canción del mítico Gardel, 30 años “no es nada”, y hoy la mirada del mundo sigue contemplando “errante en las sombras” las secuelas casi eternas de su destrucción.

El horror de Chernóbil

Cuando se produjo el accidente, el 26 de abril de 1986, afectó a un amplio territorio que pertenecía a Ucrania, Bielorrusia y Rusia. En especial, ha causado estragos en un área crítica de Kiev, la conocida como Zona Muerta, situada en un radio de 30 kilómetros con respecto al lugar del accidente.

La mastodóntica central estaba dedicada a un programa estratégico para el ejército soviético y ocurrió debido a la suma de varios factores, entre otros la falta de un sistema de seguridad del reactor y su bajo nivel de automatización. Aquel terrible día había un experimento en marcha para probar la gama inercial de la unidad turbo-generadora. Fue el sobrecalentamiento del combustible lo que causó la destrucción de la superficie del generador.

Chernóbil, 30 años: la catástrofe continúa
Sin embargo, el mundo no supo lo que estaba pasando hasta que un detector sueco detectó una anomalía y …la conmoción no se hizo esperar. Desde entonces, sus víctimas se cuentan por decenas de miles, las consecuencias siguen siendo dramáticas tanto a nivel humano como ambiental, destrozando y costando vidas.

Siempre expectante, como quien se mira en un espejo que le muestra su peor rostro, el mundo sigue con el susto en el cuerpo, pero sin dejar de recurrir a la energía nuclear para generar energía y, sobre todo, mantener la competitividad.
Seguir leyendo

5 inventos para limpiar los océanos de plástico
La limpieza de plástico de los mares es un imperativo ineludible al que el mundo todavía no ha respondido. Muy al contrario, los desechos no cesan de verterse en sus aguas, y la situación hace ya tiempo que ha dejado de ser grave para pasar a ser simplemente dramática.

Si no actuamos, la situación acabará llegando a un punto de no retorno. Por lo pronto, los parques de basura plástica ocupan buena parte del planeta. Giran sin control, pues queda atrapada por las corrientes de los cinco mayores giros o torbellinos oceánicos. Aunque nos detuviéramos, los plásticos que hay no se descompondrán hasta dentro de mil años.

Al hacerlo, por otra parte, no se soluciona el problema. Su degradación altera el ecosistema marino de un modo terrible, pues se liberan productos químicos tóxicos cuyos efectos están estudiándose con resultados muy feos. Se sabe, por ejemplo, que algunos plásticos que se degradan de forma temprana han liberado BPA o derivados del estireno, y las consecuencias alteran el funcionamiento de diversas hormonas y causan problemas en la reproducción en la fauna.

Dimensiones desconocidas

“Se ha creado un nuevo hábitat, una situación horrible sin precedentes en la historia del planeta”, afirma Mike Moore, investigador del Instituto de Investigación Marina Algalita, en California, Estados Unidos. El experto hace hincapié en las conocidas como “sopas de plástico”, en las que la fauna marina se ve obligada a vivir, en un entorno que además entraña riesgos de ahogamiento y de accidentes que acaban con la vida de muchos animales.

Experimentos realizados en laboratorio señalan como especialmente peligroso el polistierno, cuya degradación está contaminando el agua con productos tóxicos que provienen de ingentes cantidades de productos plásticos a la deriva. Sus dimensiones son desconocidas, pues debajo de la superficie, es decir, en los fondos, poco explorados, puede llegar a haber una cantidad inimaginable.

5 inventos para limpiar los océanos de plástico
Para hacernos una idea, se estima que la basura plástica oceánica supera los 5 billones de trozos de plástico, cuyo peso rondará los más de 150 millones de toneladas, según cifras de la fundación Ellen MacArthur y del Instituto Five Gyres Institute en Los Ángeles.

Más basura que peces

Si no hacemos nada por retirar esta basura y frentar nuestro ritmo de vertidos, la situación podría írsenos de las manos definitivamente. Como ejemplo gráfico, también según la misma fundación, vertemos un camión de basura plástica cada minuto, y de seguir así en 2050 doblaremos la cifra. Para entonces, los océanos podrían tener más plástico que peces, concluyen.

A nivel de salud pública, la situación abarca también la problemática de la seguridad alimentaria. No en vano, las reservas pesqueras se resienten con esta degradación del ecosistema. Pero no solo eso, porque la salubridad del pescado es otra cuestión que directamente pone a temblar.
Seguir leyendo

Día de la Tierra 2016, por un mundo mejor y más verde
Hoy, 22 de abril, el mundo celebra el Día de la Tierra bajo el lema “Los árboles para la Tierra”. Lo hace con el fin de concienciarnos sobre la importancia de los bosques para la salud del planeta y, en fin, para la supervivencia de las personas y de todos los seres vivos que dependen de ellos.

Se cumplen 46 años de su primera celebración, cuando el senador Baylord Nelson propuso la efeméride con intención de despertar conciencias. Ya desde entonces el evento estuvo enfocado a llamar la atención sobre problemas ambientales que, lamentablemente, hoy siguen siéndolo. E incluso se han agravado, poniendo en peligro el futuro del planeta, tal y como lo conocemos.

El desafío de la supervivencia

Son muchas las amenazas que nos acercan a la sexta gran extinción, según advierte la ciencia. A ella parece que estamos abocados por problemas tan graves como la superpoblación, la contaminación o la debacle que sufre la biodiversidad, todos ellos factores antropogénicos. O, lo que es lo mismo, originados por el ser humano, a gran escala y de forma sistemática.

Día de la Tierra 2016, por un mundo mejor y más verde
Aunque la esencia de la celebración sigue intacta, y lo mismo ocurre con las problemáticas en las que se centra, hoy se le suman otras, en especial el gran desafío que supone el cambio climático.

Igualmente, cuando está a punto de cumplir casi medio siglo de historia como evento global, la actual revolución digital ha supuesto otra gran diferencia a su favor. Y es que, a nivel reivindicativo, también han cambiado las cosas desde aquellas primeras manifestaciones que denunciaban problemas ambientales.

David contra Goliat

Actualmente, podemos observar cómo ha evolucionado el movimiento ciudadano a través de ONGs y otras asociaciones conservacionistas que hoy canalizan la reivindicación. Siempre un David contra Goliat, pero a su vez inasequibles al desaliento, luchando en favor de la sostenibilidad de los recursos naturales del planeta.

Día de la Tierra 2016, por un mundo mejor y más verde
En efecto, son minoría en una lucha que se libra en flagrante desigualdad, apenas sin apoyo institucional ni tampoco ciudadano, incapaces de hacer frente a los dramas ambientales que ocurren a diario por doquier. En un contexto marcado por la polución en sus más distintas formas, los eventos extremos o, por ejemplo, la extinción de especies a un ritmo endiablado.
Seguir leyendo

Día de la Tierra: qué es y cómo surgió

Hoy, 22 de abril, se celebra en el mundo el Día de la Tierra. Se trata de una jornada muy importante por su valor simbólico, ya que invita a una reflexión acerca del medio ambiente, de nuestros comportamientos sostenibles y de la forma en la que estamos tratando al planeta. Es un día para rendir homenaje a la Madre Naturaleza, ya asumido por muchísimos países. Vamos a conocer más acerca de este día y la importancia que tiene.

Día de la Tierra: qué es y cómo surgió

Origen del día de la tierra

Comenzó hace relativamente poco, en 1970 y, en su primera participación, logró reunir a 20 millones de personas, hasta llegar a ser la tradición mundial que es ahora. Hay que tener en cuenta que la década anterior, los años 60, fueron años importantes para el ecologismo, en los que se empezaron a concienciar de la importancia de respetar el planeta más que nunca antes. La espesa contaminación empezaba a hacer mella en muchas de las grandes ciudades y la gente estaba enfadada con esa realidad. El medio ambiente estaba sufriendo. Fue la época del activismo y de la indignación generalizada, lo que propició movimientos como el pacifismo, naturismo y ecologismo de los hippies.

En los años 60-70, además, tanto las grandes empresas como los políticos no prestaban mucha atención a la ecología, sino que las cuestiones como la economía o las finanzas eran mucho más importantes. Aunque aún queda mucho por mejorar, hoy en día muchas empresas y gobiernos incluyen importantes propuestas ecológicos y ya en muchos estados o regiones gobiernan partidos ‘verdes’.

Día de la Tierra: qué es y cómo surgió

El Día de la Tierra (‘Earth’s day’) comenzó en Estados Unidos, de la mano del senador Gaylord Nelson de Wisconsin, que hacía continuadas campañas y llamadas a la acción durante la década de los 60 sin que nadie le hiciera mucho caso. Por eso, en 1969, organizó una protesta masiva de defensa al media ambiente, recogiendo la idignación de los manifestantes que se lanzaban a la calle para quejarse de la guerra de Vietnam. Un año después, el 22 de abril de 1970, junto con el activista Denis Hayes (una importante figura del movimiento ecologismo), organizó una protesta en la que participaron 20 millones de personas.

Día de la Tierra: qué es y cómo surgió

Seguir leyendo

La primera aldea del mundo construida con botellas de plástico
Es una aldea pionera, el primer pueblecito que se ha levantado botella a botella, reciclando envases PET de forma masiva como principales materiales de construcción. Bautizado con el elocuente nombre de Plastic Bottle Villae, esta comunidad eco amigable nos recuerda al concepto de ecoaldeas , entre otras razones por su apuesta por este material reciclado, pero también a consecuencia de su privilegiada ubicación, en plena naturaleza.

La Plastic Bottle Villae se autodeclara como una “comunidad eco residencial” diseñada para coexistir con la naturaleza, es decir, la selva tropical, pues está establecida en el corazon de la exhuberante selva tropical de la Isla Colón, en Panamá. Se trata de la isla principal del archipiélago de Bocas del Toro, situado al noroeste del país, en el mar Caribe.

El proyecto está diseñado para minimizar su impacto ambiental y, a diferencia de lo que tantas veces ocurre, no es un proyecto de ayuda a damnificados por un desastre natural. En esta ocasión, el proyecto se plantea como una inversión y, a su vez, como un ejemplo global de lo mucho que se puede hacer para ayudar al planeta mediante inversiones rentables gracias al bajo coste de sus materias primas.

La primera aldea del mundo construida con botellas de plástico
De hecho, este ecopoblado se halla en una de las propiedades más privilegiadas de la isla, una comunidad exclusiva gracias a esta particularidad, única en el mundo. Con este fin de distinguirla de las construcciones de salvamento que se hacen en barrios marginales, en esta ocasión a los compradores de la casa y el terreno sobre el que se edifica se les garantizará ROI positivo (rentabilidad o retorno de inversión), “mientras colaboran para cambiar el mundo en una dirección positiva”, apunta su impulsor, Robert Bezeau, un empresario canadiense reconvertido a ecologista.
Seguir leyendo