La mitad de la fauna del planeta desapareció en los últimos 40 años
En su décimo aniversario, el Índice Planeta Vivo (IPV) está para pocas fiestas, más bien para pésames, si tenemos en cuenta los resultados de su última edición. O, lo que viene a ser lo mismo: la biodiversidad ha sufrido un brutal varapalo en las últimas cuatro décadas, con una reducción del número de mamíferos, aves, reptiles anfibios y peces de un escalofriante 52 por ciento.

Son los cálculos de WWF que, según el IPV, entre 1970 y 2010, han desaparecido de la faz del planeta más de la mitad de los vertebrados, tanto en las regiones templadas como en las tropicales. En concreto, de las 1.606 especies analizadas en climas templados, un 32 por ciento de ellas (equivale a 6.569 poblaciones) desapareció, mientras lo hicieron en un 56 por ciento (3.811 poblaciones) las 1.638 especies de climas tropicales analizadas.

La mitad de la fauna del planeta desapareció en los últimos 40 años

¿Qué es el equilibrio ecológico?
La naturaleza es sabia, dice la famosa frase, pero eso no significa que todo lo pueda ni que no sea vulnerable a ataques o a desequilibrios hasta un punto de no retorno. Sin embargo, hay teorías que apuntan en esa dirección. El equilibrio ecológico, sin ir más lejos, tiene que ver con esa pretendida sabiduría de la naturaleza. Es un concepto importante que se estudia dentro de un enfoque de la ecología como rama de la biología que aborda las interrelaciones de los seres vivos entre sí y con su entorno, por lo que se trata de una cuestión multidisciplinar. No en vano, las diferentes partes de los ecosistemas interactúan de forma dinámica, manteniendo un status quo, es decir, una biodiversidad y condiciones determinadas.

Al mismo tiempo, vivimos en un mundo en constante transformación, en el que unas especies desaparecerán, otras se irán transformando con mayor o menor celeridad. Pero, aún siendo resultado de la interacción entre los diferentes factores de un determinado hábitat, esta evolución es compatible con la existencia de ese supuesto equilibrio ecológico, que sería indispensable para la vida.

¿Qué es el equilibrio ecológico?

Ideas para reciclar pajitas de colores
El reciclaje de las pajitas de plástico tiene su encanto. Es más, incluso parecen hechas para tal fin. Sus variados colores, su divertida forma, la gran facilidad de reunir varias, un sinfín de ellas, hacen de este objeto de un sólo uso un material muy atractivo para el reciclaje creativo.

Además, reutilizar las pajitas de plástico es un gesto eco-amigable que minimiza el impacto ambiental que conllevan los objetos de un sólo uso. Gracias a esa segunda vida evitamos un desecho, al tiempo que creamos algo útil, que también evita comprar otro objeto, con lo que resulta doblemente beneficioso para el medio ambiente, y tambien para nuestro bolsillo.

Ideas para reciclar pajitas de colores

Cinco buenas razones por las que tenemos que reciclarEl reciclaje es una acción y un concepto que pueden ir de la mano o estar separados. Si reciclamos dando contenido a nuestra acción, un sentido de compromiso con el medio ambiente, el reciclaje constituye un gesto eco-amigable intencionado, lo que supondrá un valor añadido.

Sin embargo, si reciclamos por pura inercia, y lo mismo nos da hacerlo que no hacerlo, el valor de nuestra acción es muy distinta, mucho menos valiosa, en realidad. Precisamente por ello, es importante reciclar conociendo la importancia de esta acción para contribuir a la formación de sociedades más concienciadas, con poder de transformación hacia un mundo más verde.

Cinco buenas razones por las que tenemos que reciclar

La biomasa no es una energía renovable
Si atendemos al concepto de energía renovable como la obtenida de fuentes virtualmente inagotables, su noción básica, la biomasa lo es, no hay duda. Pero en la práctica las cosas son más complejas, y los resultados de su uso son en realidad un abuso. Ya lo es en la actualidad, y en un futuro próximo, de seguir así, la biomasa pasará a ser alarmantemente insostenible.

En teoría, la biomasa parece la solución perfecta: su formación se lleva a cabo a través de la fotosíntesis que, desde un punto de vista energético almacena la energía solar en forma de carbono para luego poder ser transformada en energía térmica, eléctrica o carburantes de origen vegetal.

La biomasa no es una energía renovable

Tendencias ecológicas para 2015
¿Será un mundo más verde el año próximo? ¿Qué avances habrá en materia ambiental? Son preguntas difíciles de contestar. El mañana siempre es incierto, sobre todo en el terreno ambiental, donde los desastres están a la orden del día. Fugas de crudo en el mar, incendios devastadores, averías fatales en las centrales nucleares… Y no es menos preocupante esa contaminación constante, silenciosa, que va deforestando, que va emitiendo gases de efecto invenadero y extinguiendo especies.

A nivel global el balance es negativo, qué duda cabe, y no sólo por la falta de avances, sino a consecuencia de la inmobilidad propia del status quo, del actual sistema económico cada vez más globalizado, que busca el beneficio a costa de todo, tristemente depredador, devorador de recursos naturales, que deteriora el entorno palmo a palmo, asestando continuos golpes a los ecosistemas más valiosos que atesora el planeta.

Tendencias ecológicas para 2015

Vídeo sobre los efectos del cambio climático en 2050
El cambio climático avanza imparable, y la previsión del tiempo dentro de 35 años, en el 2050, podría equipararse a una película de miedo, pues terroríficos serán los partes meteorológicos si no actuamos a tiempo, advierte la ONU. Serán habituales los eventos extremos, en forma de sequías severas e interminables, olas de frío a destiempo y también olas de calor constantes y más intensas, huracanes, tormentas, inundaciones… que además se sufrirán en escenarios muy cambiados.

Por ejemplo, el Mediterráneo dejará de ser un paraíso turístico, convirtiéndose poco menos que en un erial. Por contra, las zonas ahora más frías, se tornarán cálidas, y serán polo de atracción para el turismo zonas que antaño eran las emisoras de turistas, como el norte de Europa.

Vídeo sobre los efectos del cambio climático en 2050

Mascar chicle para cargar el móvil
La recarga de nuestros dispositivos móviles es un reto para las tecnologías de vanguardia, incluyendo a algunas de lo más inverosímiles. El reto es único: producir energía de un modo eficiente, a ser posible contaminando lo menos posible, y de un modo práctico, casi en cualquier momento y lugar, mientras las soluciones son variopintas.

Se han inventado multitud de gadgets que utilizan placas fotovoltaicas. Son mini cargadores solares y se incorporan a las bicis, al mobiliario urbano o, por ejemplo, a la mochila, y también se ha diseñado ropa inteligente o zapatos que aprovechan la energía cinética. ¿Curioso, verdad? Pues todavía hay algo más sorprendente: en elfuturo quizá podríamos cargarlos masticando chicle.

Mascar chicle para cargar el móvil